Economía

En medio de protestas, Grecia se debate entre ajuste y devaluación

La posibilidad de que Grecia salga del euro y devalúe apareció oficialmente ayer en escena de la mano de una alta funcionaria griega de la Unión Europea. Fue en momentos en que una misión de la autoridad...

Jueves 26 de Mayo de 2011

La posibilidad de que Grecia salga del euro y devalúe apareció oficialmente ayer en escena de la mano de una alta funcionaria griega de la Unión Europea. Fue en momentos en que una misión de la autoridad comunitaria, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional desembarcó en Atenas para evaluar si ese país puede acceder a un nuevo tramo de ayuda financiera que le permita evitar el default. A cambio, el gobierno helénico debe profundizar un plan de ajuste y privatizaciones para el cual no encuentra consenso en la oposición. En el medio de esa tensión, miles de manifestantes salieron a la calle en la capital del país y en otras grandes ciudades para protestar por el ajuste.

Miles de manifestantes emularon a los españoles y salieron a la calle para repudiar las fuertes medidas de ajuste. Las acciones fueron coordinadas por Internet, aunque a la convocatoria se sumaron asimismo numerosos medios de comunicación griegos. En la capital griega, unas 20.000 personas confluyeron en la céntrica Plaza Sintagma ante el Parlamento según estimaciones de los medios, y permanecieron hasta altas horas de la noche.

En las ciudades de Tesalónica y Patras, en Creta y en el Peloponeso también hubo manifestaciones. En este clima desembarcó la delegación de técnicos de organismos multilaterales que fueron a auditar la marcha del plan de ajuste griego. Los expertos le pidieron a Grecia que acelere el proceso de reformas, que allanaría el camino a la siguiente cuota del paquete de rescate, por valor de 12.000 millones de euros 16.800 millones de dólares).

El primer ministro Giorgos Papandreu y su consejo de ministros dieron a conocer en la noche del lunes, tras una reunión maratoniana, un nuevo y duro programa que prevé un ahorro de 6.000 millones de euros este año y otros 22.000 a finales de 2015. El nuevo plan se someterá al voto del Parlamento a comienzos de junio.

Papandreu se reunió ayer con el presidente del país, Carolos Papulias, en busca de consenso para el programa de ahorro. Evitó comentar los informes de prensa que durante los últimos días hablaban de que convocaría a un referendum para decidir si avanza en los recortes. Sobre todo, luego de que los partidos opositores manifestaran su desagrado.

Dracma. En plena crisis, la comisaria griega de Pesca del bloque, Maria Damanaki, disparó: "O bien acordamos con nuestros acreedores un programa de duros sacrificios que traiga resultados, y asumimos las responsabilidades de nuestro pasado, o retornamos al dracma".

Grecia recibió una advertencia de la Unión Europea indicando que no recibiría más ayuda, a menos que hubiera un amplio consenso político, como en el caso de Irlanda y Portugal.

En tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) pronosticó desde París, tras tres duros años de recesión en Grecia, un pequeño crecimiento del 0,6 por ciento para 2012.

El ministro de Finanzas de Grecia, George Papaconstantinou ha advertido que si deja de llegar el dinero extranjero, el país tendría que declararse en cese de pagos. La deuda del país es tan grande, que los inversores que tendrá que renegociar los términos del pago.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario