Economía

En medio de la crisis, Gerdau mira al futuro

El freno de la actividad en el mercado local podría comenzar a revertirse. Expectativa por la demanda de la construcción.

Domingo 24 de Marzo de 2019

La actual coyuntura económica no ayuda, pero las perspectivas de mediano y largo plazo para Gerdau son más positivas. Teniendo como eje central la puesta apunto final de la nueva acería que instalaron en Pérez, Guillermo Maglieri, director ejecutivo de Gerdau para Argentina y Uruguay, destacó que inversiones de esa magnitud no se piensan en el corto plazo y subrayó: "El consumo per cápita todavía en Argentina es relativamente bajo, hay un montón de proyectos de infraestructura que tarde o temprano van a realizarse y queremos estar preparados para eso. Ya tenemos la capacidad de la acería y seguimos invirtiendo en el laminador para volvernos más competitivo y tener más capacidad disponible. Queremos ser protagonistas cuando la demanda de acero crezca".

La firma brasilera Gerdau pisa fuerte en Santa Fe. Tiene su flamante acería y el tren laminador, la ex Sipar. Este está operando a máxima capacidad, explicó Maglieri, y eso está asociado a que antes algunos productos los importaban y ahora se producen localmente. "Desde que comenzó a operar la acería trabaja al 50% pero no por una cuestión de demanda sino porque es el límite de la capacidad de la planta de laminación", dijo.

"La capacidad de la acería, que es hoy de 260 mil toneladas al año, está alineada con la producción del laminador. Se construyó con un adicional, pensando en dos frentes: uno en la posibilidad de exportar que hoy no estamos haciendo; y otro, en la opción de acompañar el crecimiento del mercado local", detalló el ejecutivo de Gerdau tras la presentación de la segunda edición del concurso "Pensando en acero" que se realizó en Expoagro 2019.

Luego del éxito de la primera edición de esta premiación, de la que participaron más de 16 universidades de 9 provincias, Gerdau impulsa un nuevo desafío en la provincia de Santa Fe en alianza con la ONG Ingenierías Sin Fronteras y la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil (Aneic). Para esta edición, los estudiantes deberán desarrollar un anteproyecto de un prototipo de vivienda unifamiliar, modular y escalable, con estructura principal en perfiles estructurales W Gerdau y sistemas de losas y cerramientos de tipo industrializado. La empresa hará realidad el anteproyecto ganador en este nuevo desafío en un terreno que la Fundación Sí dispondrá en la ciudad de Santa Fe.

La macroeconomía

Gerdau no está al margen del actual nivel de actividad del sector del acero en general. El último informe de la Cámara Argentina del Acero indicó que la producción de acero crudo registró en febrero una caída de 23,7% respecto de igual mes de 2018, mientras que la producción de laminados en caliente en el mismo mes fue de 228.000 toneladas, 24,6% inferior a la de enero de 2019 y 45,3% menor a similar mes de 2018 (ver aparte).

"Tuvimos un inicio del año acompañando lo que fue el ritmo de los últimos meses de 2018, con menor actividad. En parte, por la estacionalidad y también por lo que fue el cierre del año pasado, vemos que la demanda está más lenta, asociada a que nuestros cliente principalmente están en la construcción", indicó Maglieri y detalló que el 70 y 80% de los productos se destinan a la construcción de proyectos públicos y privados.

El director ejecutivo de Gerdau para Argentina y Uruguay consideró que el inicio de año copió el ritmo de los últimos meses del año pasado, pero indicó que hay datos de la industria del cemento que indican que, de a poco, empieza a subir el consumo y eso podría tener correlación con la demanda de acero.

"Todavía nosotros no lo estamos viendo, pero puede ser que a fin de este mes o en abril empecemos a verlo. Están bastante vinculadas la demanda de cemento con la de acero, aunque no es exacto. Tenemos expectativas de tener un segundo trimestre, una segunda mitad del año, con un nivel de actividad mayor", subrayó el máximo referente local de la compañía que comenzó como una fábrica de clavos en Brasil a principios de 1900.

En este restrictivo contexto económico nacional podría pensarse la exportación como una salida al menor consumo doméstico, pero el mercado internacional del acero es muy competitivo. "Hoy todavía estamos trabajando en los costos de la acería, producto de la estabilización de los procesos. Para nosotros es un proceso nuevo que todavía no encontró la estabilización. Hay oportunidades operativas para mejorar los costos que tal vez nos vuelvan más competitivos para exportar, pero todavía no la estamos evaluando en el corto plazo, posiblemente más adelante. Puede ser una oportunidad la exportación, va a depender mucho de los precios internacionales", detalló Maglieri.

En el mundo hay un exceso de capacidad instalada en la industria siderúrgica, principalmente en China y Turquía y esta situación hace que sea más difícil competir desde estas latitudes. "Exportar no depende tanto de la coyuntura local, los precios están en niveles relativamente bajos, por eso no lo vemos como una estrategia de corto plazo. Estamos haciendo los deberes internos para estar competitivos desde el punto de vista operacional y después ver si tenemos oportunidades de exportación dependiendo de cómo esté el mercado internacional", se sinceró el ejecutivo de Gerdau y que mencionó que también influye el alto costo local de la energía, tanto de electricidad como gasífera, que es más alto que competidores de la región como en Brasil o México.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});