Economía

"En época de crisis hay que competir siendo confiable"

"Acelerar las respuestas que pide el mercado", es las lecciones que les dejó la hecatombe de 2001 en la Argentina y que hoy figura en el manual de crisis que aplican también en el Viejo Continente, explicó el italiano Marco Novicelli, director general y accionista del grupo Epta, dueño en Rosario de la fábrica de equipos de refrigeración comercial de marca Costan.

Domingo 01 de Julio de 2012

"Acelerar las respuestas que pide el mercado", es las lecciones que les dejó la hecatombe de 2001 en la Argentina y que hoy figura en el manual de crisis que aplican también en el Viejo Continente, explicó el italiano Marco Novicelli, director general y accionista del grupo Epta, dueño en Rosario de la fábrica de equipos de refrigeración comercial de marca Costan.

El caso de la compañía italiana se torna interesante de analizar ya que se trata de una firma industrial que desembarcó en los 90 en la región, en plena etapa aperturista de la economía local, y decidió permanecer en los peores momentos. Tuvo sus frutos. Después aprovechó las ventajas competitivas con la salida de la convertibilidad y la expansión de los países denominados emergentes. Hoy debe hacer frente a la crisis europea y a las complejidades locales.

Novicelli insistió a lo largo de la entrevista con La Capital que justamente es en estos momentos en los que se deben acelerar decisiones, y fundamentalmente las inversiones, tanto con adquisiciones y fusiones, como en la actualización de los procesos productivos y en "toda la vida útil" de los productos. En este sentido, adelantó que están pronto a quedarse con dos compañías en el corto plazo, una de ellas en Sudamérica.

La charla con el industrial italiano y el director general de Epta Latam, Fernando Galante, se da en un break de un foro organizado por la compañía en los salones de Metropolitano con 150 clientes y distribuidores de toda Latinoamérica como parte de esta estrategia.

El encuentro también expone el crecimiento del polo más importante del país en la fabricación de equipos de refrigeración, tanto masivos como industriales, con inversiones de prácticamente todas las empresas que conforman el sector en la región, que incluye el desembarco del gigante Electrolux.

"Es una buena señal para el polo local la llegada de Electrolux", destaca Galante, ya que le pone más luces a la región para el arribo de potenciales proveedores o de nuevos desarrollos dentro del sector. Hoy el 60 por ciento de las ventas de heladeras en Argentina salen de las fábricas ancladas en la región de Rosario.

Novicelli explica que hoy hay que ubicarse en el mercado como un "socio confiable" para los clientes, y anticiparse a las tendencias actuales orientadas a la ecología y al ahorro energético, satisfacer específicas exigencias relativas a la funcionalidad y al diseño. Sin olvidar de garantizar rapidez y optimización de los costos y el mantenimiento postventa de los equipos.

"Competir sólo con precios y volumen no es la solución final aún en épocas de crisis para una compañía", señala el ejecutivo. "Los supermercados también miran la fortaleza financiera de sus proveedores, pero si mañana no están pueden tener un problema grande", agrega.

En este sentido, el año pasado la pata local de la compañía competía en la región con la ociosidad de las fábricas estadounidenses y mexicanas, Galante señala que en la actualidad sigue siendo un escenario complejo fronteras afuera. Existe una fuerte puja, sobre todo en los países con economías más abiertas, con otros jugadores europeos y asiáticos pelean por colocar sus excedentes, mientras que en la arena de economías más cerradas "podemos operar mejor".

Novicelli resalta que hoy los desafíos son mayores ya que a la recesión europea se suman los planteos de una demanda en baja, pero que al mismo tiempo plantea la necesidad de productos diferenciados y más eficientes energéticamente, dado que los costos operativos, en particular los de la energía no dejaron de subir.

El ejecutivo reconoce que la magnitud de la crisis europea es una novedad y no asimilada aún, fundamentalmente, por la actual generación de empresarios y dirigentes políticos. Señala que la crisis en Italia llega en un momento de transición dentro de muchas compañías familiares y eso, estima, también afecta.

Y si bien el grupo es global, Novicelli también admite que el haber atravesado la crisis de 2001 en Argentina les dio una especie de caja de herramientas, que le permite capitalizar a la hora de la disputa de clientes que sus ventas no son de oportunidad, sino que estuvieron en las épocas de expansión y contracción de la economía.

Las perspectivas son de crecimiento para el mercado local y de un mantenimiento de las exportaciones en torno al 40 por ciento, "ligeramente menores" a las del año pasado. Por eso, al momento de ser consultado sobre si tienen dificultades para importar insumos, Galante asegura que no, "ya que tenemos justamente una balanza comercial positiva".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario