Economía

En el segundo trimestre la economía cayó a su peor nivel en cuatro años

La sequía, los efectos de la corrida cambiaria y el ajuste empujaron el indicador a una de sus peores marcas. En seis meses la baja es de 0,5 por ciento.

Jueves 20 de Septiembre de 2018

La actividad económica cayó 4,2 por ciento en el segundo trimestre respecto de igual período del 2017 y acumuló en los primeros seis meses una contracción del 0,5 por ciento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Es la mayor caída de los últimos cuatro años.

Según el informe de avance sobre el nivel de actividad, la economía experimentó una caída del 4 por ciento también en el segundo trimestre en comparación con el trimestre anterior.

Con esta caída, la mayor en cuatro años, se inició un proceso recesivo que las consultoras estiman que continuará el resto del año y hasta 2019. El gobierno mismo prevé un derrumbe de 2,4 por ciento en la actividad de 2018 y una reducción de 0,5 por ciento para el próximo período. Si se cumple este pronóstico, la performance económica del gobierno de Mauricio Macri se ubicará 1,9 punto porcentual negativo, en términos absolutos, respecto del momento en que asumió. La destrucción de riqueza de la actual administración es superior si se mide en términos per cápita.

En el primer trimestre, el Producto Bruto Interno (PBI) había subido un 3,9 por ciento, igual porcentaje al cuarto trimestre de 2017. La última contracción se había registrado en el cuarto trimestre del 2016, cuando el indicador cayó 2,5 por ciento.

El valor del PBI se ubicó al finalizar el segundo trimestre en 752.791 millones de pesos, que significó una caída del 4,2 por ciento en la comparación interanual, ya que en el mismo período de un año atrás se había ubicado en los $ 786.103 millones.

La inversión bruta de capital fijo, según las estimaciones provisorias, registró en el segundo trimestre una variación positiva de 3,1 por ciento respecto del mismo período del año anterior.

Actividades

La oferta global se contrajo un 2,8 por ciento con relación al mismo período del año anterior, por la baja de 4,2 por ciento del PBI y al aumento de 2,7 por ciento en las importaciones de bienes y servicios reales.

La demanda global presentó un alza de 3,1 por ciento en la formación bruta de capital fijo, mientras que el consumo privado creció 0,3 por ciento, el público decreció 2,1 por ciento y las exportaciones de bienes y servicios reales sufrieron una baja del 7,5 por ciento.

La contracción de la actividad del sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura llegó al 31,6 por ciento, afectada por la sequía, lo cual impactó considerablemente en el indicador general.

La actividad pesquera también se contrajo en forma interanual 13,7 por ciento, al igual que la industria manufacturera en un 1,8 por ciento, el comercio mayorista y minoristas en un 1,6 por ciento y la actividad en hoteles y restaurantes en un 0,4 por ciento. También mostraron indicadores negativos la administración pública, con una leve disminución del 0,3 por ciento, el sector de servicios comunitarios, que se contrajo un 0,4 por ciento, y el servicio domestico en hogares, que disminuyó un 0,1 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario