Economía

El suministro de gas y electricidad no tendrá sobresaltos este año

Matriz energética. Especialistas del sector público y privado aseguran que los cortes se reducirán al mínimo. La demanda domiciliaria e industrial sigue creciendo por encima del 4 por ciento anual.

Lunes 06 de Junio de 2011

A contramano de los pronósticos más agoreros, el suministro de gas y electricidad no será un dolor de cabeza para la economía y la producción en la Argentina este año, una constante que se venía repitiendo cada vez que el verano o el invierno apretaban el termómetro.

Así lo consideraron especialistas del sector público y privado, quienes señalaron que la puesta en funcionamiento de varios proyectos de generación de energía -tanto a nivel nacional como provincial- frenaron los sucesivos cortes en el suministro eléctrico y achicaron considerablemente la posibilidad de un racionamiento de gas a grandes usuarios.

Para 2011 se estima un incremento de la demanda de energía de casi 4 puntos, lo que -salvo una catástrofe- permitirá sobrellevar sin sobresaltos los meses de frío y despejará cualquier oportunismo político en la previa de las elecciones de octubre próximo.

El alza constante en el consumo de gas y de electricidad registrado durante los últimos años está vinculado de manera directa con las altas tasas de crecimiento de la actividad económica a nivel macro y con el auge del consumo doméstico.

Entre los años 2003 y 2010, el PBI argentino creció un 60 por ciento, lo que explica largamente el alza de la demanda de energía en el país. De igual forma, la demanda de electricidad del mercado eléctrico mayorista de abril registró una suba interanual de 5,7 por ciento, según estimaciones de la fundación Fundelec, que también especificó que durante el primer cuatrimestre del año la demanda acumuló un crecimiento de 4,5 por ciento respecto del mismo período de 2010.

Según datos suministrados por Alberto Rosandi, de la consultora Eiys, entre mayo y octubre de este año se preve un aumento del consumo eléctrico del orden del 5,4 por ciento, mientras que en materia de gas natural el crecimiento interanual esperado está entre el 1 y el 1,2 por ciento.

El aumento de la demanda de electricidad será aún mayor en Santa Fe, donde según las previsiones de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) el consumo crece entre un 5 y un 7 por ciento por mes, comparado con igual período del año anterior. "Estimamos que en julio y agosto -los meses de mayor demanda invernal- estaremos en ese orden, bastante por encima de la media nacional que está en torno al 4,5 por ciento", anticipó Raúl Stival, titular de relaciones institucionales de la EPE, quien agregó que durante el primer trimestre del año los santafesinos gastaron un 7,2 por ciento más de energía eléctrica que un año antes, cifra que en el resto del país promedió el 4,5 por ciento.

A nivel provincial, esas cifras se explican por el fuerte crecimiento de Rosario y la multiplicación de edificios nuevos con alto confort. Por caso, sólo en el verano pasado se instalaron 70 mil nuevos acondicionadores de aire.

Oferta. A pesar del rápido y constante crecimiento de la demanda, tanto para Rosandi como para Stival el suministro de energía eléctrica no sufrirá cortes en los meses de invierno gracias a la nueva infraestructura que se ha ido incorporando durante los años recientes.

Este año, la potencia máxima prevista invernal rondará a nivel nacional los 22 mil megavatios (MW), con una potencia total instalada (teórica pero no real, porque nunca funcionan todos los generadores al mismo tiempo) que alcanza los 28.695 mil megavatios.

Para comparar y hacer cuentas sirve saber que, hasta ahora, el pico de consumo del año fue el 10 de marzo pasado, con 20.900 megavatios. "En materia de suministro eléctrico, a nivel de aprovisionamiento, no debería haber riesgos de cortes", sintetizó Rosandi, quien resaltó que durante los últimos años la oferta "creció mucho y seguirácreciendo".

Según Eiys con respecto a inversiones e ingreso de nueva infraestructura en generación y transporte, sólo para 2011 hay que anotar proyectos de envergadura en diferentes provincias del país como Buenos Aires, Neuquén, Córdoba y Santa Fe.

Rosandi estimó que si se cumplen pautas y tiempos de ingreso de la nueva infraestructura prevista, hasta diciembre próximo deberían agregarse unos 1.060 MW al sistema sobre los 28.695 instalados, lo cual significa un incremento de 3,7 por ciento.

De todas formas, el consultor aclaró que las matemáticas "pueden no ser directas" en virtud de las variaciones posibles que pueden aparecer tanto por el lado de la demanda (consumo) como por el de la oferta (indisponibilidades y condiciones especiales en recursos hídricos), ya que lo que se analiza "son proyecciones de la evolución del sistema".

"En materia de electricidad el país está bien desde lo macro, o sea en la provisión, podemos decir que el Estado lo está haciendo bien", aseguró Rosandi, quien resaltó que siempre hay una disociación temporal entre el crecimiento del consumo y el aumento en la provisión, sobre todo con ritmos de crecimiento económico tan acelerados.

El experto aseguró que los problemas de déficit "se están acomodando" por la entrada en funcionamiento de la nueva infraestructura, un diagnóstico ratificado por Stival, para quien "no están previstas restricciones a nivel generación".

"No hay previsiones de restricciones, no hay ni habrá crisis energética, desde un punto de vista técnico la oferta ha ido creciendo con mucho aporte del gobierno nacional, que subvenciona el combustible de muchos de los generadores", concluyó el funcionario provincial.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario