Economía

El Senado convirtió en ley la emergencia alimentaria

Logró 61 votos a favor, tras un acuerdo entre oficialismo y oposición. Igual, no faltaron las acusaciones cruzadas entre los bloques.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

Tan sólo cuatro horas le llevaron al Senado nacional aprobar ayer la prórroga de la declaración de emergencia alimentaria hasta 2022. En una sesión especial, 61 votos a favor convirtieron en ley el proyecto que hace una semana había sido definido en la Cámara de Diputados.

Entre otras cuestiones, la ley aprobada ordena al Poder Ejecutivo aumentar en al menos un 50 por ciento las partidas presupuestarias destinadas a planes alimentarios y de nutrición que reciben los sectores sociales más vulnerables (ver aparte).

Antes de la sesión, diferentes movimientos sociales como la Ctep, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y el Frente Darío Santillán, se movilizaron hasta las puertas del Congreso para esperar la aprobación de la ley. Pasadas las 14.30, los senadores dieron inicio a la sesión en el recinto con un minuto de silencio para recordar a las docentes fallecidas en un accidente en Chubut.

Tal como ocurrió la semana pasada en Diputados, el debate de la emergencia alimentaria transcurrió en el Senado en el marco de un acuerdo entre la oposición y el oficialismo. Con pocos oradores, la ley fue aprobada por todos los bloques. Fueron 61 votos a favor, no hubo votos en contra ni abstenciones. Igual, algunos cruces entre legisladores dieron cuenta de una tensión que hacia el final de la sesión incluso subió el tono de las intervenciones.

En representación de la provincia de Santa Fe sentó posición la senadora María de los Ángeles Sacnun (FpV). "Vamos a acompañar este proyecto pero debemos discutir el modelo económico porque los modelos fundados en el endeudamiento quiebran el contrato social e impiden que los derechos de la sociedad no se puedan hacer efectivos", dijo la legisladora.

Representando a cada provincia las y los legisladores fueron sumando sus voces, algunos más críticos que otros igual dieron cuenta de su apoyo ante la situación crítica, tras la última devaluación.

Pero desde la oposición dos intervenciones calentaron la sesión. Por un lado, el jefe del bloque de senadores del FpV, Marcelo Fuentes, dijo que "el hambre en la Argentina, con los recursos que tiene, es una construcción política" y acusó al gobierno de ser su principal responsable.

En tanto, el senador justicialista José Mayans criticó el tratamiento del proyecto y su distribución en las provincias. "No estoy de acuerdo con la forma en que estamos trabajando el proyecto. Voy a votar a favor por respetar la problemática de mucha gente pero la distribución no es equitativa entre la provincia de Buenos Aires y el resto del país", afirmó.

Desde el oficialismo, contestó el jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio, el formoseño Luis Naidenoff, que calificó como "una inmoralidad" que haya intendencias del conurbano bonaerense con los "bolsones de pobreza más grandes" pero que tienen "diez mil millones de pesos en plazos fijos" en el Banco Provincia.

"En este país hay provincias que tienen 300 por ciento más fondos en plazos fijos, también. Y eso fue porque este gobierno cumplió con sus obligaciones para con las provincias", mencionó.

Naidenoff remarcó que "se pudo haber cumplido sólo con las tres provincias que fueron a reclamar a la Corte Suprema, pero se cumplió con todas" incluso, según remarcó, "con aquellas que ahora se quejan porque la quita del IVA a los alimentos las perjudica, pero hasta 2015 respondían al látigo y a la chequera".

A pesar de que tanto la senadora Cristina Fernández de Kirchner estuvo ausente (por su viaje a Cuba) y que Miguel Ángel Pichetto no se presentó a la sesión, la ausencia de ambos legisladores y a la vez candidatos a vicepresidentes no impidió que por momentos el clima electoral se colara en el recinto. Igual, y tal como estaba acordado, el momento de la votación unió las voluntades en pos de convertir en ley el proyecto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario