Economía

El salario mínimo aumentará un 28,5 por ciento desdoblado y será de 6.060 pesos en enero

La suma acordada entre el gobierno y los gremios se abonará en dos tramos de 18,5 por ciento a partir del 1 de agosto, y el 10 por ciento restante no acumulativo en enero de 2016.

Martes 21 de Julio de 2015

El gobierno nacional, sindicalistas y empresarios acordaron hoy un nuevo salario mínimo, vital y móvil, de 6.060 pesos, que será incrementado en forma escalonada, en agosto y enero próximo.

El nuevo piso salarial implica una suba de 28,5 por ciento respecto al nivel actual de 4.716 pesos, que se abonará en dos tramos de 18,5 por ciento a partir del 1 de agosto, y el 10 por ciento restante no acumulativo en enero de 2016.

Así se consensuó en la reunión del Consejo del Salario de la que participaron representantes de las cámaras empresarias y de las centrales obreras afines al gobierno, la CGT liderada por Antonio Caló, y la CTA conducida por Hugo Yaski, y en la que también intervino el ministro de Economía Axel Kicillof.

Como ya es tradicional en los últimos años, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó al Ministerio de Trabajo sobre la finalización del encuentro y con el acuerdo firmado.

La jefa de Estado destacó que el nuevo salario mínimo implica un incremento de “2.930 por ciento” respecto al nivel de 200 pesos que regía en 2003, y remarcó que es el 12 año consecutivo que se reúne el Consejo del Salario.

En ese marco, resaltó que “en 12 años, jamás el gobierno tuvo que laudar” porque “nunca sucedió” que se no haya logrado un acuerdo entre los empresarios y los sindicalistas lo que demuestra que “siempre la negociación tripartita funcionó adecuadamente”.

Además, enfatizó que el nuevo piso salarial “es el mejor de la región en términos de dólares” y también “en términos de poder adquisitivo”.

“Creo que hemos hecho una buena tarea aunque falta reducir aún más el trabajo no registrado”, reconoció, y también aludió a que en el futuro se conforme el Consejo Social Económico, una asignatura pendiente que había reclamado previamente el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes De Rioja.

La Presidenta destacó también el rol que desempeñó en la reunión Kicillof, y coincidió con Caló en definir al funcionario como un “avezado paritario”.

La mandataria también recogió otra referencia de Funes de Rioja, quien había advertido sobre dificultades en las economías regionales.

En ese sentido, Fernández de Kirchner afirmó que “es necesario que en las economías regionales nos sentemos a analizar caso por caso porque no son todas iguales”.

“Ninguna economía regional es igual a la otra ni tampoco el tamaño de los productores es igual a otro”.

Por eso, alegó que "no se puede tomar a las economías regionales de manera homogénea porque tienen características diferentes, no podemos reprimarizar nuestras exportaciones".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario