Economía

El reparto de los fondos tensa el debate político

En el Foro de Fundación Libertad, el funcionario provincial cuestionó la discriminación que sufre Santa Fe. El legislador dijo que Nación invierte mucho

Domingo 05 de Agosto de 2018

La discusión sobre el reparto de los recursos y el manejo del gasto enfrentó a dos santafesinos: el diputado nacional por Cambiemos Luciano Laspina, y el ministro de Economía provincial, Gonzalo Saglione, quienes en el marco del Foro de Economía y Negocios que organizó Fundación Libertad, protagonizaron un "diplomático" pase de factura sobre los fondos que reparte la Nación en la provincia y los términos del ajuste que el gobierno de Mauricio Macri pretende trasladar a los territorios para hacer cumplir con las metas fiscales que, entre otras cuestiones, le impone el Fondo Monetario Internacional.

El legislador nacional sacó a relucir los nuevos términos en los que se manejó a partir de 2015 el vínculo entre Nación y provincias y el flujo de fondos que comenzaron a recibir los Estados subnacionales como una forma de justificar el reclamo nacional a las provincias para acelerar la rebaja de impuestos, ya sellada con el pacto fiscal. Sin embargo, su argumentación chocó con una catarata de números que desplegó el titular de las finanzas públicas santafesinas, que pusieron en cuestión los privilegios enunciados por Laspina y, en cambio, dieron cuenta de la discriminación en términos de recursos que enfrenta Santa Fe respecto a jurisdicciones de similar envergadura como Buenos Aires, Córdoba o Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba).

"Ha llegado el momento de discutir un presupuesto de una manera más racional", reclamó Laspina y aseguró que "la Argentina tiene un nuevo federalismo, claramente dispuesto por la Corte Suprema de Justicia que le devolvió el 15% de pre coparticipación a las provincias y por eso éstas tienen mucho más recursos".

Esa mención hace referencia al fallo favorable que obtuvo la provincia de parte del tribunal superior, tras litigar por la detracción indebida de fondos de coparticipación de parte de la Nación para financiar Ansés, que acumuló una deuda estimada en 50 mil millones de pesos, cuyo pago las partes aún están negociando. Pero además de la acreencia acumulada, Santa Fe recibe los fondos en forma automática que antes eran detraídos,. Una suma que llega a alrededor de 500 millones de pesos mensuales.

"Por eso Santa Fe hoy está haciendo obras como nunca. Las transferencias de Nación en el primer semestre crecieron casi un 39,7%", aseguró Laspina. Y por lo tanto, "ésta y otras provincias tienen mucha más capacidad para hacer cosas, lo que a mi criterio también debería incluir una baja de impuestos", insistió.

Pero la férrea defensa de la gestión nacional de parte del diputado santafesino fue retrucada por Saglione. El ministro coincidió con Laspina respecto del porcentaje de fondos que recibió la provincia en el primer semestre, aunque dijo que "este crecimiento de los recursos automáticos (de coparticipación y leyes especiales) alcanzó el doble en provincia de Buenos Aires, donde crecieron en el semestre un 61% o en Caba, un 55%".

Según planteó, "en ambos casos por decisiones adoptadas en el ámbito del consenso fiscal y ratificadas por ley, pero de todos modos esto muestra que objetivamente hay provincias donde los recursos nacionales están creciendo a una tasa vertiginosamente más alta que la tasa de Santa Fe", dijo.

También Saglione contextualizó la presión de la Nación para que las provincias encaren una rebaja impositiva, especialmente apuntando al impuesto a los ingresos brutos. "En los primeros cinco meses del año, la provincia que hizo mayor esfuerzo fiscal es Santa Fe", dijo Saglione y puntualizó que "perdió de recaudación real en ese período en un 3%, cuando el promedio nacional creció 2,6% y las jurisdicciones grandes en todos los casos tuvieron variación positiva en terminos reales, es decir, su recaudación creció por encima".╠

Sin embargo, Laspina hizo mucho énfasis en la necesidad de recortar el gasto público y aliviar al sector privado de la carga tributaria como una fórmula para el crecimiento. "El Estado no es una vaca lechera que podemos ordeñar indefinidamente y que da recursos infinitos. Mientras el sector privado está ahogado de impuestos,el gasto público ha crecido como nunca antes en la historia en la última década y que no hay más capacidad de subir impuestos", insistió el legislador santafesino. Y reiteró que la clave está en "hacer más eficiente el gasto" que planteó "es el problema estructural que tuvo Argentina" en los últimos 70 años y será necesario solucionar para "no tener nuevas crisis en el futuro".

De todos modos, según indicó Laspina, hoy hay "un colchón social" que permitirá evitar tensiones generalizadas. "Vamos a tener por delante tensiones sectoriales pero no sociales y serán protagonizadas por aquellos que tienen privilegios y que van a hacer sentir sus reclamos, pero es muy diferente al resto de la sociedad", dijo y consideró que la sociedad "se ha vuelto más resiliente a los procesos inflacionarios y estanflacionarios".

Las razones que el legislador _también presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados de la Nación_ señaló como las responsables este fenómeno son particulares. "Hay un enorme porción de población que está dolarizada, y no hablo de grandes inversores, sino de trabajadores, para los cuales las devaluaciones no tienen efectos tan perniciosos como antes", sugirió. La clase trabajadora sindicalizada "con las cláusulas de revisión de paritarias están protegidos de la inflación", agregó y finalmente "el sector más vulnerable está cubierto por un gasto social que se indexa cada tres meses", concluyó.

"Hoy los argentinos de los sectores más vulnerables, que reciben planes sociales, los jubilados, no son más el pato de la boda como lo fueron siempre", agregó Laspina y señaló que la típica forma que tenía la Argentina de matar la serpiente de dos cabezas que era una gran devaluación con inflación era hacer caer las jubilaciones. Este mecanismo y ano está disponible", argumentó y consideró que la discusión de hacer más eficiente el gasto obliga a la "clase política a ponerse los pantalones largos".

Saglione reconoció tanto el gasto como la presión tributaria alcanzó en el país niveles elevados, pero corrió a Santa Fe de la mira. "En Argentina las provincias debemos revisar el nivel de presión tributaria, pero teniendo en consideración cuál es el punto de partida de cada jurisdicción", dijo.

"La presión fiscal entre 2003 y 2015, de acuerdo a un informe de Fundación Libertad", dijo citando a los anfitriones del encuentro "muestra que en Santa Fe estuvo por debajo del promedio de las jurisdicciones como Caba, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza", indicó. Si se observa la última foto disponible, del año 2015, también se mantiene esta tendencia. Según estos números, mientras la presión tributaria promedio en Buenos Aires fue del 1,6%, en Caba 1,40% y en Córdoba 0,50%, en Santa Fe fue negativa en 0,10%.

"Esto hay que verlo muy atentamente porque en un momento en donde se les pide esfuerzo fiscal a las provincias no es lo mismo aquellas que arrancan de tributos muy altos de aquellas que arrancan por debajo del promedio", finalizó el ministro santafesino.

Media sanción para tomar más deuda provincial
El ministro de Economía santafesino, Gonzalo Saglione, consideró "importante" haber logrado la media sanción del Senado provincial al proyecto que autoriza al Ejecutivo a tomar deuda por 500 millones de dólares en los mercados internacionales para financiar obra pública.
"Es clave porque nos habilita el paso a Diputados y una vez que se tiene la autorización legislativa la provincia está preparada para aprovechar el momento en que se abra una ventana de mercado para obtener financiamiento externo".
Aunque esa sería una llave que habilitaría la toma de créditos en el momento oportuno, de todos modos, Saglione reconoció que hoy no ve condiciones de mercado "que permitan que Santa Fe obtenga financiamento en la tasa que merece", en función de la buena posición crediticia que detenta y el bajo nivel de deuda.
"Hoy el financiamiento del país está muy caro y en consecuencia las provincias deberíamos tambien validar tasas más elevadas. Por eso, creemos que lo ideal en este momento es dar la discusión en la Legislatura y generar las herramientas para aprovechar cuando las oportunidades aparezcan", reiteró.
Así como el endeudamiento anterior, este nuevo tramo tiene asignación específica para obras que fueron ya rubricadas por la Legislatura.
El ministro confió en el aval de Diputados, que ahora deberá tratar el proyecto y aseguró que desde el Ejecutivo se cumplieron con los requisitos exigidos de rendición de cuentas del primer tramo. "Presentamos informes donde detallamos claramente el listado de obras que está en el anexo de la ley, en ejecución, inauguradas y otras en proceso licitatorio", dijo y aclaró: "De los 500 millones de dólares solicitados oportunamente a la fecha tenemos obras en ejecución por más de 700 millones, es decir exceden lo aprobado. Hicimos aportes con recursos del Tesoro para poder dar continuidad a muchas que esperaban la aprobación de la ley".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario