Economía

El rebrote inflacionario les pone presión a las negociaciones paritarias

Luego de que la CGT exigiera un nuevo piso, el ministro de Trabajo ratificó la pauta del 20 por ciento. El gobierno nacional cerró con UPCN

Martes 16 de Mayo de 2017

El gobierno insistió ayer con anclar la negociación salarial en una pauta de aumento promedio del 20 por ciento con la cláusula gatillo, un día después de la advertencia de la Confederación General del Trabajo (CGT) sobre la necesidad de reclamar incrementos del 35 por ciento como "reaseguro" por la inflación.

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que la inflación de abril fue de 2,6 por ciento y la del primer cautrimestre superior al 9 por ciento. Las consultoras privadas ya prevén un alza de precios cercana al 2 por ciento durante mayo. Con la cifra oficial, la central obrera le puso presión a las paritarias, que vienen demoradas.

Frente a la advertencia sindical, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, consideró que las negociaciones continuarán en el orden del 20 por ciento anual más ajuste por suba de precios, ya que la "inflación bajó con respecto al año pasado". Dijo que casi el 40 por ciento de las paritarias se acordaron con ese porcentaje, más cláusula gatillo.

Para reafirmar su posición contó con el aval de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y dirigente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Andrés Rodríguez. El gremio mayoritario de los empleados estatales nacionales aceptó firmar un aumento del 20 por ciento anual en tres tramos.

El acuerdo, que regirá desde el próximo 1° de junio, contiene una cláusula gatillo a fin de año si la inflación superase las expectativas previstas por el Ejecutivo nacional. Se acordó, también, un adicional por presentismo y productividad.

Rodríguez, que un día antes se había quejado de que el gobierno no tenían plan contra la inflación, había anticipado que pediría algún adicional para mejorar el salario.

Hasta ahora, los gremios mercantil y de la construcción fueron los grandes sindicatos privados que se allanaron a la pauta oficial, junto con los estatales de la provincia de Buenos Aires. En Santa Fe, los docentes y empleados públicos provinciales y municipales acordaron 25 por ciento anual en dos tramos. Los bancarios en todo el país cerraron un aumento del 24 por ciento más un bono y recuperación sobre lo perdido del año anterior. El gremio de los mecánicos, Smata, acordó una suba de 25,6 por ciento en cuatro tramos trimestrales.

El diputado nacional y triunviro de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer, justificó el reclamo del 35 por ciento de aumento salarial por parte de algunos gremios al asegurar: "Todos estamos buscando un reaseguro con respecto a la inflación", dijo.

El gremialista, jefe del Sindicato de Sanidad, y recientemente incorporado desde el Frente Renovador al espacio que conduce Florencia Randazzo, no descartó la posibilidad de que el gobierno aplique un "nuevo ajuste" tras las elecciones.

Y se quejó porque aún no se cumplió "ninguna de las hipótesis" del gobierno en materia económica. "Esto lo estamos viviendo desde el año pasado, desde el primer semestre, el segundo semestre y demás", se quejó, tras advertir que la situación es "incierta".

La UOM se moviliza

Por su parte, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) marchará mañana a la Asociación de Industrias Metalúrgicas Argentinas (Adimra) para apoyar su reclamo de un aumento salarial del 30 por ciento. También anunció paros intermitentes una vez que venza la conciliación obligatoria, el 23 de mayo.

El dirigente metalúrgico puntualizó que "adecuamos nuestros reclamos a un porcentaje menor, pero eso no significa que vamos a dejar de plantear las necesidades de los trabajadores metalúrgicos, que perciben salarios por debajo de la línea de pobreza estimada en unos 14.000 pesos".

En tanto, el gremio de Recolectores de Santa Fe que lidera Marcelo Andrada anticipó un escenario complicado para el cierre de las nuevas paritarias que entre mayo y junio próximo hay que cerrar con el municipio local y las privadas. "Se estima una inflación anual del 25 por ciento y aparte hay que recuperar seis a ocho puntos que perdimos el año pasado", dijo.

En ese marco, desafió: "No nos bajamos del 35 por ciento". La paritaria nacional del Sindicato de Camioneros de 2016 rondó el 37 por ciento.

Asimismo, Andrada se despachó contra el gobierno nacional: "Si no hay cambio de políticas tenemos que ir a un paro nacional. Hoy lo que crece son los comedores comunitarios, cada vez hay mas gente que busca y busca la comida para paliar su hambre".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS