Economía

El oficialismo se encaminaba a aprobar el acuerdo con Repsol

Entrada la madrugada el kirchnerismo contaba con los votos necesarios para que salga la forma de pago por la estatización de YPF.

Jueves 24 de Abril de 2014

La Cámara de Diputados debatía anoche el proyecto que avala el acuerdo entre el gobierno y la empresa española Repsol por la expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF, y el Frente para la Victoria se encaminaba a sancionar la norma en la madrugada.

El bloque kirchnerista que comanda la diputada Juliana Di Tullio estimaba alcanzar unos 133 votos a favor, reunidos entre la tropa propia y los aliados fieles. En la oposición, la UCR, el FAP, Unen, Proyecto Sur y Unidad Popular anticiparon su rechazo, en tanto que el PRO y el Frente Renovador optaron por abstenerse.

Entre sus principales argumentos a favor, el oficialismo afirmó que el llamado "Convenio de solución amigable y avenimiento de expropiación" firmado con Repsol el 27 de febrero pasado le permitirá al país insertarse en los mercados internacionales y continuar desarrollando la industria interna.

En contraparte, el centro de las críticas de la oposición fue el precio que el gobierno aceptó pagar por las acciones de Repsol, que asciende a más de 5.000 millones de dólares.

La discusión comenzó pasado el mediodía, con la exposición del miembro informante del FpV, Carlos Metazza, quien destacó que se trata de "un acuerdo amigable, donde no hubo vencedores ni vencidos". A su entender, este convenio le permitirá al país "reparar los daños que produjo la privatización de YPF" y lograr una mejor posición en el mercado internacional para "tomar crédito externo y expandir sus políticas públicas".

También por el kirchnerismo, Roberto Feletti evaluó que "el cierre con Repsol permite un flujo de inversiones extranjeras", a la vez que rechazó las críticas al acuerdo: "¿Cómo la oposición puede mentir tanto? Hoy ni hablaron de las nuevas inversiones que puede atraer este acuerdo".

Por la UCR, el santacruceño Eduardo Costa expresó la postura de su bloque: "Apoyamos y creemos en una YPF estatal, pero no apoyamos este acuerdo por el que se pretende pagar más de 5.000 millones de dólares a la empresa que destruyó YPF".

En la misma línea, el radical Bazze consideró que "del análisis cronológico de los hechos surge con toda claridad que el Poder Ejecutivo tomó la decisión de no tener una tasación que lo condicionara en la negociación con Repsol, primero acordó con la empresa el precio y después adaptó la tasación".

La diputada del massimo Graciela Camaño, por su parte, subrayó que "este acuerdo compromete a futuras generaciones".

A su vez, la referente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, denunció "asociación ilícita entre españoles y argentinos" y sostuvo que el convenio significa "un regalo de 5.000 millones de dólares pagados por el pueblo para que les cierre el negocio financiero a los españoles".

El economista y legislador de Unen, Martín Lousteau, recalcó que "hay un claro indicio de sobrevaluación" y sostuvo que no existe "un tasación que despeje las dudas, porque se puede tranquilamente deducir que primero hubo un acuerdo y después una valuación".

Por el GEN, Margarita Stolbizer adelantó su rechazo y dijo que "el acuerdo es malo porque el precio es exageradamente alto y no se encuentra justificado".

El legislador de Unidad Popular, Claudio Lozano, evaluó se que está "votando un premio para una empresa que vació YPF y que depredó el recurso petrolero y gasífero de la Argentina".

Según estimaciones automáticas, en base a la cantidad de oradores y los minutos que posee cada uno, la votación estaba prevista para las 6 de este jueves. No obstante, podría achicarse la lista de expositores, bajando el horario de definición.

En el acuerdo, la Casa Rosada se comprometió a promulgar antes del 1º de mayo la ley votada por el Congreso, que avala el convenio y autoriza la emisión de deuda pública que pagar el resarcimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario