Economía

El oficialismo aprobó en el Senado el proyecto de Pago Soberano de la deuda

La ley cambia la jurisdicción de pago de los bonos reestructurados. Tras casi diez horas de debate, la norma obtuvo media sanción y fue girada a la Cámara de Diputados.

Jueves 04 de Septiembre de 2014

El oficialismo aprobó hoy en el Senado y giró a la Cámara de Diputados el proyecto de Pago Soberano de la deuda, que cambia la jurisdicción de pago de los bonos reestructurados, pero a pesar de introducirle cambios no consiguió la adhesión del arco opositor.

La iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo fue aprobada tras un debate de casi 10 horas con 39 votos a favor y 27 en contra, mientras que los senadores del Frente Amplio UNEN Fernando “Pino” Solanas y Magdalena Odarda se abstuvieron de votar.

El bloque oficialista le hizo algunos cambios al proyecto, entre los que se destacó la ampliación de la jurisdicción de pago a Francia y la creación de una comisión bicameral para investigar el origen y evolución de la deuda externa, pero esto no alcanzó para coneguir la adhesión del arco opositor.

El senador oficialista Aníbal Fernández defendió la iniciativa al señalar que al Banco de Nueva York “no está cumpliendo con las condiciones mínimas exigidas por el Banco Central” y que por eso “la Argentina puede removerlo, sin perjuicio del derecho que asiste a los tenedores de designar a un nuevo agente fiduciario”.

Además, sostuvo que los fondos buitre “están esperando a un gobierno que le diga sí a la usura” y cuestionó el proyecto alternativo del Frente Renovador al afirmar que “el daño que se le produciría a la Argenina sería monumental”, porque “le garantiza a los buitres que van a cobrar y eso es disparar la cláusula Rufo”.

Quien le salió al cruce fue el peronista Federal Roberto Basualdo, impulsor en el Senado del proyecto del massismo, al que calificó como “una propuesta superadora” y agregó: “No puede decir que el proyecto está mal, comparado con el de ustedes, es un proyecto superador”.

La radical Laura Montero evaluó que la iniciativa del Gobierno “no soluciona absolutamente nada” en lo que respecta al conflicto con los fondos buitre, sino que “a lo sumo pretenden buscar tiempo, dilatar la situación”.

En el mismo sentido, el senador mendocino y presidente de la UCR, Ernesto Sanz, sostuvo que el proyecto “no resuelve ningún intríngulis jurídico” y que el Gobierno está “desesperado por encontrar aval político donde no encuentra rigor técnico”.

A su turno, Fernando “Pino” Solanas, del Frente Amplio UNEN,  calificó como “innecesario y tardío” y su compañero de bloque Jaime Linares estimó que “los cambios a último momento al proyecto son una prueba irrefutable de la improvisación de todo el proceso de negociación del Poder Ejecutivo”.

La jefa del bloque del PRO, Gabriela Michetti, sostuvo que “está claro que el fallo (del juez neoyorkino Thomas Griesa) es disparatado” pero opinó que “con este proyecto, el mensaje a todos los acreedores y al sistema internacional es  no cumpliremos la sentencia ,  no nos interesa que cobren  y  vamos a un default prácticamente completo ”.

En tanto, el presidente del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto, afirmó que “hay mucha charlatanería del lado del sector financiero” y aseguró que “el juez Griesa ha dispuesto un bloqueo sobre fondos de terceros, que no son del país, es totalmente ilegal” y evaluó que “por eso no se anima a dictar el desacato”.

El proyecto declara “de interés público” la reestructuración de la deuda realizada en 2005 y 2010 y señala la “pública y notoria incapacidad de actuar del Bank of New York Mellon” como agente de cobro para los bonistas que entraron al canje.

En este sentido, autoriza al Ministerio de Economía a “remover al Bank of New York Mellon como Agente Fiduciario y a designar, en su reemplazo, a Nación Fideicomisos S.A” u otro agente de cobro que sea solicitado por los bonistas.

También establece que si los tenedores piden un cambio de legislación y jurisdicción, la cartera económica podrá “instrumentar un canje por nuevos Títulos Públicos, regidos por legislación y jurisdicción local” o “regidos por legislación y jurisdicción de la República Francesa”.

Además, el proyecto autoriza una eventual reapetura del canje para el 7 por ciento de los tenedores que no ingresaron a la reestructuración, pero en condiciones iguales a las ofrecidas al 93 por ciento de los acreedores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario