Economía

El mercado laboral muestra un futuro poco prometedor

El índice de desocupación en el Gran Rosario fue del 9,2 % en el primer trimestre del año.

Domingo 08 de Julio de 2018

El índice de desocupación en el Gran Rosario fue del 9,2 por ciento en el primer trimestre del año, de acuerdo a los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). La foto del mercado laboral durante el período en el que probablemente se haya visto lo mejor de la economía de este año, es inquietante. Si bien representa una mejoría respecto de hace doce meses atrás, cuando el desempleo era del 10,3 por ciento, el deterioro es notable respecto de la última medición, la de diciembre del año pasado, cuando esa tasa se ubicó en 7,6 por ciento.

Para poner en perspectiva estos datos hay que tener en cuenta que en el primer trimestre del año 2017, cuando comenzaba el período electoral que alimentó el "crecimiento invisible" del año pasado, fue uno de los peores en materia de empleo en la región. Se registró en aquel momento una doble llave sobre el mercado laboral, con una caída de la población económicamente activa y un aumento del desempleo.

Más allá del impacto de la economía agropecuaria, que todavía no estaba afectada por la sequía, y de la fuerte estimulación de la obra pública, el año pasado presentó una evolución muy modesta de los indicadores de empleo.

Según los datos del Observatorio Laboral del Ministerio de Trabajo de Santa Fe, en la provincia se registró un aumento del empleo privado registrado el año pasado del 1,1 por ciento. Este indicador encripta una suba importante de los puestos de trabajo en la construcción pero una caída en el sector de la industria, del 2,6 por ciento. La evolución fue dispar en el Gran Santa Fe, que tuvo un crecimiento de 0,3 por ciento, y Rosario, que registró una suba de 2,8 por ciento. De acuerdo al mismo informe, también bajó 1,2 por ciento la cantidad de empresas dadoras de empleo.

A nivel nacional, ya el Indec informó a fines de año un crecimiento anual del empleo de apenas el 1,5 por ciento, en el mejor de los últimos tres años de la economía. En ese mejora, los trabajos registrados crecieron sólo 0,9 por ciento, mientras que el asalariado informal creció 1,3 por ciento y el informal no asalariado, 3,1 por ciento. Esos mismos datos ratificaron una característica del último bienio: la destrucción de empleo en el sector industrial.

Los últimos datos del Ministerio de Trabajo de la Nación agregan preocupación al panorama laboral. Midieron una pérdida de 94.500 empleos en los cuatro primeros meses del año.

La encuesta de expectativas netas de empleo que realiza trimestralmente la empresa Manpower auguran más complicaciones. A pesar de que las respuestas de afirmativas de los empleadores consultados sobre mayores perspectivas de contratación fue positiva en un magro 4 por ciento, respecto de las negativas, ese indicador para el tercer trimestre del año es muy inferior al que presentaba para el mismo período en el año anterior.

Previendo lo que se viene, el gobierno provincial volvió a convocar a la Comisión Multisectorial de Defensa del Empleo, creada en 2009 cuando se desató la crisis financiera internacional. Ese es el marco general para que empresarios y gremios busquen alternativas para "aguantar" la presión sobre el empleo. La UOM, por caso, acaba de firmar con los fabricantes de línea blanca una tregua social hasta diciembre, mediante las cuales las empresas se comprometen a no despedir a cambio de una sustancial rebaja en los aportes patronales.

También el Consejo Económico y Social de Rosario analizó a fines de mayo la situación laboral de la región. Con cifras del año 2017, la subsecretaria de Producción de la Municipalidad, Fernanda Ghilardi, señaló que el 20 por ciento de la población económicamente activa de Rosario tiene problemas de trabajo, entre desocupación, subocupación e informalidad. También analizó un dato inquietante sobre la conformación del mapa de los desempleados: un tercio estaba en esa situación desde hace tres meses o menos, otro tercio entre tres meses y un año, y otro tercio hace más de un año que no tiene empleo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario