Economía

El juez abrió el proceso para intentar el salvataje de Oil Combustibles

La Justicia autorizó a realizar un intento de plan de salvataje para Oil Combustibles, y otorgó un plazo de siete días para que se presenten interesados en comprar acciones de la empresa.

Jueves 12 de Abril de 2018

La Justicia autorizó a realizar un intento de plan de salvataje para Oil Combustibles, y otorgó un plazo de siete días para que se presenten interesados en comprar acciones de la empresa. En carrera están los propios trabajadores de la refinería de San Lorenzo, que buscan crear una cooperativa.

La determinación sobre la petrolera de Cristóbal López fue tomada por el juez que lleva adelante el concurso preventivo de la firma, Javier Cosentino, quien señaló que la compañía "se encuentra en condiciones de acceder al salvataje".

Por eso, decidió poner en marcha "la apertura de un registro en el expediente por siete días" para que los interesados en poseer las acciones de la firma "se inscriban en los términos establecidos". El proceso es conocido como cramdown, y su implementación se concretó luego de que la Afip solicitara la quiebra de la empresa.

La Justicia argumentó a favor del salvataje porque "se protegen las fuentes de trabajo, y se continúa con la oferta de bienes y servicios atinentes al giro propio empresarial con todos los beneficios directos e indirectos que acarrea ello".

Entre los interesados están los trabajadores, cientos de los cuales ya prestaron su adhesión al proyecto de cooperativa que impulsa el Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh). Los referentes del gremio fogonean esta solución para reactivar la refinería de San Lorenzo, por sí solos o asociados a algún grupo empresario. El gobernador Miguel Lifschitz se reunió con el presidente de YPF, Miguel Angel Gutiérrez, con el fin de interesarlo en hacerse cargo de la operación de planta.

Mientras, el juez comercial porteño Javier Cosentino, envió fuerzas federales a la refinería para "mantener la seguridad" ante los riegos ambientales. La llegada de los efectivos puso en estado de alerta a los trabajadores.

"Se armó un revuelo bárbaro, pero fue una mala comunicación, o a destiempo", dijo el secretario de asuntos legales del Supeh, Héctor Brizuela. El dirigente explicó que el juez "está tomando dimensión de la gravedad de tener eso parado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario