Economía

El gordo en alza y terneros en riesgo por inundaciones

El repunte de precios trae alivio a un sector golpeado durante más de un año. La contracara es la inundación

Domingo 27 de Enero de 2019

Las dos caras de una misma moneda vuelven a encontrarse en los opuestos: por un lado tenemos un gordo en alza y por el otro una invernada amenazada por la inundación en algunas provincias argentinas.

En primer lugar, los buenos precios del Mercado de Liniers traen un alivio a uno de los productos que se mantuvo por debajo de la inflación durante más de un año. La hacienda gorda hizo un gran aporte manteniendo la carne barata aún a costa de la descapitalización de los productores e invernadores. Todo pareciera indicar que ese ciclo de hacienda barata tuvo un punto de inflexión hacia fines de diciembre.

La contracara de la moneda son las terribles inundaciones en el norte de Santa Fe, parte de Chaco y Corrientes. Las intensas lluvias en cortos períodos de tiempo volcaron un caudal anormal de agua que produjeron graves consecuencias a la producción. Se se perdió casi toda la cosecha y la hacienda, principal producción en esas zonas, está totalmente bajo agua y con serias dificultades para su movimiento. Quien más sufrirá el impacto será la ternerada. A escasas semanas del comienzo de la zafra, los campos poblados con todo tipo de terneros en meses y kilajes afronta la correntada y su mortandad puede ser importante.

Mientras una parte de nuestras provincias está bajo el agua y muchos perderán su capital construido con años de esfuerzo, los precios del animal gordo se despertaron de su letargo.

Lo más importante es saber cuál es la razón de este incremento de precios. En lo que va de enero junto al problema de las lluvias y aun existiendo ingresos relativamente importantes Liniers se muestra algo más que sostenido. Pareciera ser que la demanda compra interesadamente todo lo que se ofrece y pone un escalón más alto dándole un respiro importante al feedlotero.

La demanda que hoy circunstancialmente puja para hacerse de carne merece un párrafo especial. Sin lugar a dudas, las intensas lluvias ponen un condimento extra a la verdadera razón del precio. El despoblamiento de los feedlot ocurrida a partir de agosto y con mayor intensidad en los últimos meses aseguraba que más adelante faltaría hacienda en la plaza. Por supuesto que esto se notó más aceleradamente con los cierres mayoritarios de los sistemas de confinamiento casero durante el segundo semestre, resultado del impacto del aumento del maíz. Si agregamos la caída que informa la Cámara de Feedloteros sobre los establecimientos más profesionalizados en los últimos meses de 2018, todo nos conduce a pensar que la oferta está limitada y que Liniers en su raid de precios muestra la caída de la venta directa habitual desde los feedlots.

Hace semanas los precios del gordo están en alza y sostenidos, su techo resultará de ese doble juego de oferta reducida y hasta dónde la demanda podrá sostener estos valores. Es posible que en breve el mostrador comience a hacer realidad las limitaciones del bolsillo de los consumidores.

Este incremento de precios y las buenas cosechas de maíz abren una esperanza a que el motor de la oferta se reponga del mal año 2018. El feedlotero sabe que lo peor ya pasó. En marzo estará gran parte de la cosecha de maíz levantada y comenzará la zafra de terneros, posiblemente esto ayude a que el criador recupere algo en valores.

Raúl Milano - Director ejecutivo del Rosgan

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});