Economía

El gobierno y las empresas cierran filas contra la triple indemnización

El gobierno salió ayer por segundo día consecutivo a aplacar el impulso de la Confederación General del Trabajo (CGT) por establecer por ley una "triple indemnización" para evitar despidos, aunque la central obrera no dio muestras de recibir las advertencias de la Casa Rosada al mantener su propuesta.

Miércoles 19 de Noviembre de 2008

El gobierno salió ayer por segundo día consecutivo a aplacar el impulso de la Confederación General del Trabajo (CGT) por establecer por ley una "triple indemnización" para evitar despidos, aunque la central obrera no dio muestras de recibir las advertencias de la Casa Rosada al mantener su propuesta.

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, descartó la iniciativa que impulsa la central conducida por Hugo Moyano para evitar despidos, al indicar que "hay que trabajar en soluciones prácticas para el momento".

Al igual que en el día anterior, Massa llamó en Santiago del Estero a "no atarse" a medidas que son "duraderas y después cuesta trabajo desarmar" y consideró que "por ahora solo hay adelantos de vacaciones, pero no despidos".

El jefe de Gabinete fue consultado sobre si estaba "descartado" el aumento de las indemnizaciones para evitar despidos, mecanismo que rigió entre 2002 hasta principios de este año mientras el desempleo estuvo arriba del 10 por ciento

"Exactamente", fue la respuesta del funcionario.

A pesar de ello, el diputado Héctor Recalde, asesor letrado de la CGT, insistió en que la central obrera pretende avanzar con el proyecto de ley.

El presidente de la comisión de Legislación del Trabajo de Diputados informó que se encuentra trabajando en las últimas definiciones a un proyecto que presentará en el Congreso.

Recalde precisó que esta normativa "va a ser retroactiva al 1º de octubre" de este año y que consiste en aplicar doble indemnización para empresas que se acojan al procedimiento preventivo de crisis y triple para las que no.

Dijo que el proyecto incluye "la opción del trabajador de reinstalarse en el puesto con el pago de los salarios caídos".

Frente a ello, la Unión Industrial Argentina (UIA) expresó "su rechazo a estas iniciativas, que no hacen sino generar incertidumbre y reducen los incentivos a la creación de empleo y a la inversión".

Un ex presidente de la entidad, el plástico Héctor Mendez, dijo que "estas medidas generan antipatía y son una locura".

"Es un desquicio pensar que el empresario es el enemigo, cuando es el que produce", sostuvo Méndez, quien se quejó que "no elegí vivir de rentas, sino dar trabajo, y no quiero que me vengan a decir lo que tengo que hacer con una, dos o tres indemnizaciones".

De Mendiguren. El vice de la entidad, José de Mendiguren, sostuvo que "preservar el empleo es lo más importante" y que los industriales creen que la idea de la CGT "no es la correcta".

Por su lado, el diputado nacional del Frente para la Victoria y titular de la Confederación General Empresa, Marcelo Fernández, planteó que es "muy apresurado tomar medidas contra el empresariado".

También Carlos De la Vega, de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), dijo que el reclamo de la CGT "es injustificado porque no hay despidos masivos" y acusó a los gremialistas de "promover la desocupación con amenazas".

Desde la oposición política, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, tildó a la inciativa de Moyano de "especie de terrorismo en todo el país" que generará "despidos anticipados".

"Es casi una provocación al despido, un disparate", advirtió la dirigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario