Economía

El gobierno y el campo dan señales para volver a las negociaciones

El vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcatti, pidió ayer a los productores "no desaprovechar la posibilidad de un acuerdo con el gobierno" y aceptar una extensión de la tregua en el conflicto agropecuario para reanudar las negociaciones.

Lunes 28 de Abril de 2008

El vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcatti, pidió ayer a los productores "no desaprovechar la posibilidad de un acuerdo con el gobierno" y aceptar una extensión de la tregua en el conflicto agropecuario para reanudar las negociaciones. Por otra parte, el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, destacó "la importancia del campo en la vida de los argentinos" y expresó su deseo de que esta semana se arribe a un acuerdo.

Tras varias semanas de tensión, el reemplazo de Martín Lousteau por Carlos Fernández en el Ministerio de Economía abrió una nueva posibilidad de diálogo entre las entidades y el gobierno, lo cual fue reflejado durante el fin de semana tanto por los dirigentes agropecuarios como por distintos funcionarios oficiales.

Con esta expectativa, los dirigentes esperan una convocatoria para reanudar las negociaciones sobre temas como la carne, la leche y el trigo, que habían quedado truncas con la irrupción del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. El ministro de Justicia envió una señal dialoguista ayer al expresar su deseo de que se arribe a un acuerdo durante esta semana.

El funcionario aclaró que "no significa que se dará marcha atrás" con la política de retenciones, aunque no se extendió en detalles. De hecho, el diferendo en torno del sistema ideado por el ex ministro Martín Lousteau no es motivo de controversia en su globalidad, sino a partir de lo que los dirigentes agropecuarios llaman sus "efectos no deseados". Esto es: la universalidad del incremento impositivo, que pega más en los más chicos, y la aplicación de derechos marginales de exportación que fijan un precio máximo para la soja y girasol.

En ese sentido, tanto una ampliación de los reintegros como una leve modificación de la fórmula polinómica que permite que el Estado capture en forma creciente cada aumento de la cotización internacional del grano hasta llegar al 95 por ciento, alcanzarían para destrabar el conflicto.

La liberación parcial de las exportaciones de carne, ahora más cercana porque el precio de los 13 cortes populares que pide el gobierno bajó en algunas carnicerías porteñas, y la revisión de la propuesta oficial de concentrar las compras de trigo en un puñado de exportadoras, también dependen más de la decisión política que de complejos análisis económicos.

En el caso de la leche, los tamberos piden hacer uso de la cláusula de actualización del acuerdo de precios de diciembre pasado, elevando el precio de corte de las exportaciones de leche en polvo e incrementando el valor que reciben por la materia prima.

En ese sentido, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens, consideró que los ruralista y el gobierno están "a pocos pasos de distintos acuerdos" y que algunas "señales positivas" por parte del Ejecutivo alcanzarían para "que el productor pueda encontrar en una prórroga del límite de 2 de mayo una solución".

Su vice, Hugo Biolcatti, reconoció que “los productores realmente están muy enojados pero la racionalidad no la han perdido”, y ratificó la idea de extender la tregua algunos días.
  El vicepresidente Julio Cobos solicitó ayer a los productores rurales que eviten poner plazos para negociar. “No es bueno para ninguna de las partes ponerse una fecha”, dijo, al tiempo que destacó que los productores agropecuarios son “gente trabajadora, de bien, que quieren el bien para ellos y para todo el país”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario