Economía

"El gobierno tiene un modelo de resolución urgente, efectista y con una impericia técnica enorme”

Tres especialistas en economía y finanzas expresaron sus puntos de vistas sobre la política que lleva adelante el gobierno de Cristina Fernández a poco más de un año de iniciar su segunda gestión.

Sábado 22 de Diciembre de 2012

Las decisiones económicas del actual gobierno nacional están en el ojo de la tormenta.  Un panel de economistas de la ciudad abordó los asuntos más polémicos como la inflación, los subsidios y las estatizaciones.
La doctora en Economía Ana Inés Navarro de Gimbatti, el periodista Alejandro Bonalumi y el presidente del Banco Municipal de Rosario, Eduardo Ripari, analizaron la realidad económica nacional durante una emisión especial de Los Notables, por la Ocho.

“El gobierno tiene un modelo de resolución urgente, efectista y con una impericia técnica enorme”, fue la conclusión que sacó Navarro durante su participación. La reciente ola de robos despertó viejos fantasmas. Realizando un paralelo entre la crisis de 2001 y la actual, Navarro apuntó: “Desde el punto de vista económico, la situación entre el 2001 y 2012 son diferentes. Para bien y para mal. En el año 2001 tuvimos una crisis político-económica durísima; pero, al momento de recuperación teníamos un nivel de inversión que se había acumulado. Desde el subsuelo, lo único que podíamos hacer era crecer. Hoy en día, estamos en una situación de niveles totalmente distintos: baja tasa de desempleo, hay empleo mejor pago y hay una red de contención social”.

Pero reconoció que “la economía, a partir de 2007 entra en ciertas modificaciones que sucesivamente van creando más problemas. Empieza a crecer la tasa de inflación y cuando uno habla de una inflación del más del 20% anual, claramente hay una economía con muchísimos problemas”.

Continuando con el análisis, Navarro abundó: “Si bien la economía siguió creciendo, empezó a acumular desequilibrios. El gasto público influye en ese desequilibrio, porque se utilizan principalmente para subsidios en el transporte, la energía, el gas, concentrados geográficamente, donde está la mayor parte de los votantes”. Y concluyó: “Los subsidios son pan para hoy y hambre para mañana”.

“El Modelo Nac&Pop [Nacional y Popular] tiene dos características. Primero, es que está centrado en el consumo, como si el consumo lo pudiera todo. En un momento había exportaciones, pero ahora no, con lo cual estás mucho más limitado a vivir con lo nuestro y Argentina es un país de escasa cantidad de habitantes. La otra característica, es que pone y saca de donde le parece, en el momento que se le ocurre, con poca pericia técnica y urgidos por la caja”, analizó Navarro, y entendió que “en el medio, quedan colgados todos los actores económicos”.

En tanto, el periodista especializado en economía Alejandro Bonalumi agregó que “en Argentina se impulsó el consumo de manera notable, pero no se incentivó la inversión”. En cuanto a la intervención del gobierno, Navarro apuntó: “Este gobierno gasta mucho, mal e interviene donde no tiene que invertir. La pérdida que da Aerolíneas es un capricho. Su estatización no tiene ningún sentido. No creo la intervención del Estado sea necesaria en todo. Debe hacerlo donde existen efectos económicos no deseados, como contaminación u otros motivos”. Al tiempo que se mostró preocupada por el futuro: “El día después del modelo, vamos a tener una serie de problemas difíciles de resolver. Un país con una enorme polarización, un país enojado y muchas veces defraudado”.

La inflación es, quizás, el problema más grande que actualmente atraviesa el país. Y, aunque Bonalumi señaló que “el gobierno demostró que no le interesa controlar la inflación”, el presidente del Banco Municipal, Eduardo Ripari, dijo que “con la inflación la economía se distorsiona y el que marca los precios, por las dudas, va tomando colchones”. Por ello, Navarro completó: “Como acá no hay un termómetro para la tasa de inflación ni un indicador confiable, esto se potencia aún más”.

Finalmente, analizaron cómo se desarrollará la economía en el año próximo. Bonalumi consideró que “para 2013, no va a haber un escenario muy distinto del de este año: la economía va crecer un poquito más, una inflación alta y un cepo que se queda. Nos creemos que la soja y Brasil nos van a salvar, pero hay que tomar medidas domésticas para ayudar éso. Espero que no se potencie la conflictividad social”. Además, Navarro completó: “No va a haber aumento de desempleo, pero tampoco crecimiento”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario