Economía

El gobierno reclamó a automotrices que revisen los aumentos de precios

El Poder Ejecutivo adelantó que "por ahora" no habrá rebaja del impuesto a los automóviles denominados de alta gama. Fue en una reunión encabezada por los ministros Débora Giorgi y Axel Kicillof.

Jueves 13 de Marzo de 2014

El gobierno nacional reclamó ayer a los representantes de las automotrices que revisen los incrementos de precios de los vehículos que se dispararon en los últimos dos meses y les adelantó que por ahora, no habrá una baja del impuesto a los autos de alta gama.

En una reunión encabezada por los ministros de Industria, Débora Giorgi, y de Economía, Axel Kicillof, al que asistieron los principales directivos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), los funcionarios les pidieron a los empresarios que justifiquen con sus costos los valores que presentan en el mercado interno.

En ese contexto, ayer las concesionarias de motos responsabilizaron a las fábricas por el incremento de los precios y aseguraron que las subas no fueron por efecto del nuevo gravamen.

Fuentes empresarias informaron que si bien la titular de la cartera industrial no rechazó de plano la idea de reducir el impuesto que grava con 35 por ciento a los autos de más de 170 mil pesos, y con el 50 por ciento a los de más de 250 mil, antes que eso les reclamó a las empresas que justifiquen los costos que derivaron en un aumento de los precios de los vehículos.

El precio de los autos, según estimaciones de los concesionarios, subió un 20 por ciento luego de la devaluación del peso a fines de enero pasado. De todos modos, los precios reales de mercado distan mucho de ese cálculo.

El impuesto. La aplicación de las nuevas alícuotas de impuestos internos aprobada por el Congreso a fines de enero, tenía por objetivo frenar la importación de unidades de alta gama, en una movida tendiente a contener la pérdida de divisas. Pero el incremento de los valores impulsado por la remarcación de las compañías provocó que autos de segmentos medio también quedaran alcanzados por el gravamen.

Los concesionarios estimaban que por el incremento de los valores que venían mostrando los autos antes de la devaluación, el 70 por ciento de las líneas que se comercializan en el país iban a quedar afectados para octubre.

Sin embargo, Abel Bomrad, titular de la Asociación de Concesionarios de Autos de la República Argentina (Acara) dijo hace unos días que por efecto de la aceleración de los precios provocado por la inflación, ese momento se iba a anticipar para abril.

En febrero, la ventas de las terminales a los concesionarios cayeron el 8,5 por ciento, y la tendencia a la caída del mercado interno tiende a profundizarse.

De allí los reclamos insistentes de los empresarios del sector para que el gobierno modifique las escalas del gravamen sancionado a fines de 2013.

Por otra parte, los representantes de los concesionarios de venta de motos se sumaron en esta disputa con las terminales y le pidieron al gobierno exigirle a los fabricantes bajar los precios para poder recuperar las ventas, después de un fuerte ajuste de los valores a principios de año.

Además, solicitaron la creación de un plan de financiamiento para la adquisición de motocicletas, en una reunión con Giorgi, y con el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario