Economía

El gobierno profundizó el ajuste y subió las tasas para frenar al dólar

El ministro Dujovne anunció una reducción del déficit de las cuentas públicas del 3,2 por ciento al 2,7 por ciento. El BCRA elevó a 40 por ciento la tasa de política monetaria

Sábado 05 de Mayo de 2018

El gobierno sacó ayer toda su artillería para aplacar la devaluación del peso, que en una semana llegó al 7 por ciento, luego de que anteayer el dólar tocara los $23,50 y logró momentáneamente frenar la corrida cambiaria. En el marco de una fuerte apuesta del Banco Central de la República Argentina (BCRA) la divisa norteamericana bajó ayer 72 centavos y cerró en un promedio de $22,28.

Entre el conjunto de medidas, se anunció la profundización del ajuste fiscal de u$s 3.200 millones, incluido un fuerte recorte de la obra pública; se elevó al 40 por ciento la tasa de política monetaria, y se bajó al 10 por ciento el límite de tenencia de dólares de los bancos.

Estos anuncios, que en principio aplacaron el frente cambiario y dieron algo de oxígeno al gobierno, generaron un desplome en la plaza financiera, con una caída del Merval del 3,22 por ciento luego de tocar una baja cercana al 5 por ciento, especialmente traccionado por los bancos, que fueron obligados por el BCRA a reducir sus posiciones en moneda extranjera.

En el Mercado Disponible de granos de Rosario, la soja había dado un salto anteayer junto al dólar. Ayer, tras la caída, se retrajeron los negocios y también los precios de la oleaginosa, que cerró en $ 6.800 la tonelada.

Los anuncios tampoco lograron llevar una tranquilidad duradera al mercado externo. La calificadora Moody's advirtió que "el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos".

Los anuncios

En una conferencia de prensa, los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, dijeron que el nuevo objetivo será reducir el déficit de las cuentas públicas al 2,7 por ciento del Producto Bruto, en lugar del 3,2 por ciento previsto.

La fuerte suba de tasas de interés fue una de las medidas de choque. El BCRA aumentó la tasa de política monetaria en 675 puntos, al 40 por ciento, para intentar frenar la corrida cambiaria que viene erosionando las reservas internacionales desde el 5 de marzo. La autoridad monetaria amplió el ancho del corredor de tasas: a 7 días se ubicarán en 47 por ciento para el pase activo y 33 por ciento para el pasivo; a un día se ubican en 57 por ciento para el activo y 28 por ciento para el pasivo.

De este modo, en lo que fueron las jornadas más críticas para el gobierno de Macri en materia financiera, el gobierno buscó mostrar coordinación en los anuncios ante el embate de los capitales especulativos por llevar el dólar al mayor nivel posible tras el alza de las tasas en los Estados Unidos.

Dujovne basó su argumentación en las críticas hacia la oposición, especialmente hacia los proyectos que buscan atemperar el tarifazo, sin ninguna mención a las propias responsabilidades sobre el tema, entre ellas la vulnerabilidad que presenta el país por la alta exposición deuda y las dudas en torno a eso que empiezan a sobrevolar entre los inversores externos.

"Queremos ratificar el rumbo de la política fiscal ante expresiones demagógicas (de la oposición). Vamos a modificar la meta fiscal del 3,2 por ciento al 2,7 por ciento, lo que significará un ahorro superior a los 3.200 millones de dólares", dijo Dujovne.

Luego puntualizó que el resultado financiero va a bajar en la misma proporción, dado que la cuenta de intereses de este año va a ser "estable", del 6 por ciento al 4,9 por ciento del PBI.

El ministro recordó que con la meta fiscal para 2018, del 3,2 por ciento del PBI, "aspirábamos a sobrecumplirla, pero frente al contexto actual, con la suba de tasas en Estados Unidos y la incertidumbre doméstica —con proyectos irresponsables que quieren modificar las tarifas— hacen que ratifiquemos la política fiscal".

Anticipó que se destinarán 30.000 millones de pesos menos para infraestructura con el fin de cumplir con las nuevas metas fiscales. "Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero en este contexto necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal", dijo.

En tanto, Caputo desestimó el nivel de deuda y dijo que la Argentina está "muy bien posicionada" para enfrentar las turbulencias cambiarias. Remarcó que la suba de tasas en los EEUU "no nos agarró desprevenidos".

"No tenemos desde el punto de vista del financiamiento ningún problema", remarcó el ministro, y sostuvo que para evitar este tipo de convulsiones el gobierno decidió cubrir en el primer trimestre el 75 por ciento de las necesidades para todo el año.

Los hechos de ayer ratificaron la firmeza de Sturzenegger y de sus políticas antiiflacionarias, y aunque hubo un accionar coordinado, Dujovne reconoció que la nueva suba de tasas dispuesta por el BCRA tiene un efecto recesivo, pero consideró que "peor era si nos quedábamos de brazos cruzados sin hacer nada".

"La suba de tasas de interés le va a quitar volatilidad al mercado cambiario. Entendemos que esa volatilidad es lo que más afecta a la actividad, pero reconocemos que la suba de tasas tendrá su impacto" en la economía, puntualizó.

Wall Street mira con recelo a la Argentina

Bancos y economistas de Wall Street respaldaron ayer las medidas adoptadas por el gobierno y el Banco Central contra la corrida cambiaria, aunque advirtieron que pueden no ser suficientes y que podría continuar la presión alcista sobre la divisa estadounidense en las próximas jornadas.

Alberto Ramos, economista del banco Goldman Sachs, consideró que la situación financiera aún es "muy desafiante", y "no existe garantía" de que las medidas anunciadas serán suficientes para calmar al mercado. "Creemos que el Banco Central debería restarle importancia al objetivo de inflación del 15% para 2018 porque ahora es menos creíble como un objetivo y un ancla nominal para la economía de lo que era antes del reciente movimiento cambiario", sostuvo Ramos.

El también banco suizo Credit Suisse señaló que el BCRA y el Palacio de Hacienda tomaron una "postura más agresiva" y es una buena señal. "No parece ser que la presión en el mercado haya disminuido, por lo que no creemos que estamos en el fondo aún", agregó el informe del Credit Suisse, que no descartó "un mayor debilitamiento" del mercado de cambios ni que haya tasas de interés aún más altas.

El consenso entre analistas de Wall Street sugiere que si el alza mostrada por los rendimientos de los bonos del Tesoro en Estados Unidos sigue el escenario será más difícil de controlar para el gobierno argentino. Los analistas sostuvieron que el gobierno pagó muy caro el cambio de metas de inflación y, luego, el recorte en la tasa interés del Banco Central en enero. Incluso, adjudicaron a la entidad monetaria que conduce Sturzenegger "mala praxis" para tratar de contener la corrida y torcerle el brazo al mercado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario