Economía

El gobierno pide al FMI que libere otros u$s 3 mil millones del acuerdo

El Ejecutivo lucha para alejar el temor del mercado a un default. Piden la revisión de objetivos acordados con el organismo.

Martes 28 de Agosto de 2018

En medio de la crisis, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) que libere otros 3 mil millones de dólares del préstamo acordado en junio pasado. También pidió una dispensa en el cumplimiento de algunas condicionalidades previstas en el acuerdo. Durante el anuncio de esa solicitud, admitió que la economía caerá 1 por ciento este año, según su nuevo cálculo. En tanto, la acelerada fuga hacia el dólar llevó ayer a la divisa estadounidense a un nuevo récord, de 31,90 pesos para la venta minorista en Rosario, pese a la activa intervención del Banco Central (ver aparte).

La necesidad de dólares impulsa una desesperada búsqueda de fuentes de financiamiento por parte de los funcionarios del gobierno. La demanda incesante de divisas para fugar y la demencial espiral de endeudamiento puso en duda la capacidad de la administración de Mauricio Macri de garantizar el cumplimiento de cumplir con el pago de pasivos.

Por estos días, el Ejecutivo lucha contra el fantasma del default que recorre los mercados financieros. Para intentar despejar esas dudas viajó el presidente del Banco Central, Luis Caputo, a Estados Unidos. En pocos días más hará lo mismo el presidente.

Mientras tanto, Dujovne se aferra a los desembolsos del FMI. Tal como se esperaba, el ministro solicitó al organismo que libere en septiembre 3 mil millones del acuerdo crediticio que firmó con la Argentina.

La Argentina y el Fondo sellaron un acuerdo stand by por 50 mil millones de dólares a 36 meses y, de ese monto, unos 15 mil millones fueron acreditados el 22 de junio pasado. Buena parte de esa plata ya se gastó y el gobierno busca acelerar el desembolso del resto.

Previamente, el Fondo deberá admitir una revisión de metas y condicionalidades. En el primer punto está la previsión de inflación. En el segundo, el pedido es remover del acuerdo un plan para que el Tesoro recompre letras intransferibles que están en poder del Banco Central.

Esas letras fueron depositadas en el organismo a cambio de los dólares que le dio al Tesoro para cancelar, justamente, la deuda con el FMI. Eso fue durante el gobierno anterior. El actual pretendía convertir ese activo neutro en deuda externa. El compromiso era cancelarlas y utilizar esos recursos en la reducción del stock de Lebac.

El objetivo era recomprar esas Lebac por 3.125 millones de dólares trimestrales, una operación que acumularía 15 mil millones de dólares hasta fin de 2019.

Estas idas y vueltas revelan las urgencias financieras del gobierno, en un contexto de fuga de dólares y aumento del riesgo país, alimentados por las dudas sobre la capacidad oficial de cubrir los compromisos externos hasta 2019.

Según los escenarios que se evalúen, esas necesidades de financiamiento van desde 10 mil millones de dólares a más de 30 mil millones, de acuerdo a distintos economistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario