Economía

El gobierno "monitorea" la caída del real y la inestabilidad en China

Volvió a devaluarse la moneda brasileña. El ministro de Economía llamó a seguir “con cuidado” la devaluación en el país vecino. Y dijo que “hay que cuidar la demanda interna”.

Miércoles 29 de Julio de 2015

El gobierno nacional aseguró ayer que sigue de cerca la devaluación del real y la caída de los mercados en China, con el objetivo de prevenir posibles impactos sobre la Argentina capaces de afectar la productividad y el empleo.

Para el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el gobierno tiene la “obligación” de seguir de cerca la situación económica en China y Brasil, mientras el ministro de Economía, Axel Kicillof, reconoció que se monitorea “con cuidado” la depreciación del real.

La moneda del socio mayor del Mercosur descendió ayer 0,3%, a su menor valor en doce años, y casi perfora la barrera de las 3,50 unidades por dólar. La movida afecta a la Argentina porque sus productos se vuelven menos competitivos, por lo cual se hace más difícil exportar.

En ese escenario convulsionado, Standard & Poor´s bajó a “negativa” la perspectiva de nota de Brasil. La agencia redujo la perspectiva de evolución de la nota de deuda a largo plazo de Brasil y por el momento la ubicó en “BBB-”. Eso significa que Brasil podría perder su condición de “investment grade”, la mayor calificación que S&P otorga a un país.

Kicillof dijo que sigue “con cuidado y prudencia cuál es la evolución de la moneda brasileña, el euro, el rublo y la desaceleración del crecimiento de la economía china”.

“Hay que ser responsables y ver la coordinación macroeconómica a nivel Mercosur, hay mucha vinculación con las autoridades brasileñas, que permiten al gobierno argentino saber más de lo que se puede decir porque la idea es la coordinación, en una situación de volatilidad e incertidumbre internacional”, sostuvo el ministro.

Según el funcionario, la economía del Brasil “transita una etapa de algunos cambios” capaces de afectar al mercado externo argentino.

Demanda interna. Por ello, insistió: “Cuando al mundo le va mal debemos confiar en lo nuestro, en nuestra demanda agregada interna porque el objetivo es defender el ingreso de los trabajadores y la rentabilidad de las empresas argentinas”.

El lunes negro de los mercados internacionales, desatado por la brusca caída de las Bolsas chinas y por el derrape de los precios de los commodities, atizó los temores sobre un recrudecimiento de la crisis internacional.

Alivio. Ayer, la economía financiera global estuvo algo más calma. Las Bolsas chinas volvieron a caer, aunque en forma más leve. Shanghai cerró con una baja de 1,7% y Shenzhen con una caída de 1,4%, tras un inicio con pérdidas de alrededor de un 4%.

En Wall Street, las acciones cerraron con ganancias y cortaron una racha de cinco caídas consecutivas. El Dow Jones y el índice S&P 500 registraron subidas de más de un 1%, mientras que el Nasdaq Composite no se quedó muy atrás.

Para algunos analistas, el repunte estuvo apoyado también por especulaciones de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría esperar hasta diciembre, más que septiembre, para subir las tasas de interés por primera vez desde 2006.

Los mercados latinoamericanos también se recuperaron. El índice Merval de la Bolsa de Comercio porteña subió 3,31%, luego de la fuerte caída del lunes.

El dólar ilegal cerró a $ 14,95

El dólar paralelo escaló ayer 30 centavos a 14,95 pesos en la plaza local, mientras en pizarras de bancos y casas de cambio subió a 9,20 pesos. El Banco Central debió desprenderse de divisas, esta vez 50 millones de la moneda estadounidense. El dólar paralelose alineó con el rebote delos tipos de cambio implícitos en las operaciones bursátiles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario