Economía

El gobierno garantiza dólares a las automotrices para importar autopartes

Negocian detalles de la nueva etapa del Procreauto. Serán u$s 100 millones por mes al cambio oficial. Por su parte, las firmas acelerarán la entrega de autos y no suspenderán personal.

Sábado 13 de Septiembre de 2014

El gobierno nacional y los representantes de las empresas automotrices alcanzaron ayer un acuerdo por el cual el Estado garantizará a las compañías la provisión de 100 millones de dólares mensuales, al tipo de cambio oficial, para importar piezas. Las empresas se comprometieron, por su parte, a acelerar la entrega de unidades y no suspender más personal.

Así lo informaron fuentes que participaron en la reunión que mantuvieron en el Palacio de Hacienda la ministra de Industria, Débora Giorgi, junto a la Subsecretaria de Coordinación Económica, Mariana González, y el secretario de Planeamiento Estratégico, Horacio Cepeda, con la cúpula de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). La actividad formó parte de los encuentros pactados para prorrogar hasta fin de año la vigencia del plan de créditos Procreauto.

Los dólares que proveerá el gobierno se repartirán en base a las porciones de mercado y las necesidades de cada empresa automotriz. Por su parte, las compañías se comprometieron a que no habrá nuevas suspensiones de personal, y a acelerar las entregas de autos, que en el último tiempo marcaban una demora de 90 días o más.

Luego de esta reunión, que se desarrolló en un muy buen clima, los funcionarios se reunieron por separado con cada una de las terminales para ir delineando qué automóviles van a estar incluidos en esta segunda etapa del plan.

En las reuniones participaron el titular de Fiat, Cristiano Ratazzi; de PSA Citroen, Luis Ureta Saenz Peña; de Renault, Thierry Koskas; y de Honda, Marín De Gaetani.

Créditos. Mientras tanto, el Banco de la Nación Argentina (BNA) informó que otorgó 17.110 créditos del Procreauto, por un monto total de 1.672 millones de pesos. Las operaciones ya realizadas alcanzaron a 11.740, por 1.130 millones de pesos. El 70 por ciento de los créditos se desembolsaron en el interior y el 30 por ciento en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

El plan vence el 24 de septiembre y el gobierno negocia con cada una de las once terminales automotrices radicadas en el país su continuidad hasta fin de año. Voceros de Adefa negaron ayer que hubieran pedido un aumento del 12 por ciento en el precio de los modelos. Pero aventuraron que podría haber una suba del 4 por ciento en promedio.

Esta negociación llegó al final de un duro cruce de acusaciones. El gobierno denunció que las automotrices encanutaban los autos, mientras que las terminales se quejaron por la falta de dólares para importar vehículos y piezas. General Motors, por caso, suspendió la importación de autos terminados desde Brasil, como parte de una medida para priorizar la asignación de dólares a la compra de autopartes.

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, negó que General Motors tuviera dificultades para adquirir divisa. Recordó que hace poco se había reunido con directivos de esa empresa para analizar el plan de inversiones por 750 millones de dólares para la planta de Alvear.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario