Economía

El gobierno cumplió la meta fiscal con el FMI y recibirá otro desembolso

El desequilibrio bajó 1,4 punto porcentual respecto del PBI. Pero, por el aumento de la deuda, el rojo financiero bajó menos.

Sábado 19 de Enero de 2019

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció ayer que sobrecumplió la meta de déficit fiscal primario pactada con el Fondo Monetario Internacional para el año 2018, al reducirla de 3,8 por ciento al 2,4 por ciento del PBI. Con este resultado podrá acceder a un nuevo desembolso del organismo internacional por u$s 10.800 millones en marzo del año próximo. Esa asistencia del Fondo es vital para evitar el default. A cambio del auxilio, la administración de Mauricio Macri se comprometió a alcanzar un rojo primario de 2,7 por ciento del PBI en 2018 y equilibrio este año.

En conferencia de prensa, el funcionario explicó que el gasto primario acumula una reducción de 4 puntos porcentuales del PBI en relación a 2015. Aseguró que, sin considerar el rubro previsional, el nivel de erogaciones primarias es el más bajo desde 2009.

Dujovne dijo que el gobierno lleva 17 meses consecutivos de recorte de gastos y anticipó que esa "será la norma por muchísimos años". Y aseguró que cuando el gobierno "alcance el equilibrio fiscal, la deuda ya no crecerá en términos nominales".

Precisamente, el crecimiento de las erogaciones destinadas a pagar la enorme deuda que contrajo la administración macrista desde 2015 (creció 81 por ciento en tres años), recorre el camino inverso que el del gasto en servicios, infraestructura y funcionamiento del Estado. Saltó de 2,1 por ciento al 2,8 por ciento del PBI. Así, la reducción del déficit total es menos contundente que la del primario. Baja 0,8 punto porcentual hasta ubicarse en 5,2 por ciento del producto.

Según la consultora Ecolatina, el pago de intereses trepará a 3,6 por ciento en 2019. De este modo, más que duplicará el valor heredado ya que en 2015, dicho cociente se ubicó en 1,3 por ciento.

El gobierno plantea un presupuesto de déficit primario cero para este año, a cambio de un aumento de 50 por ciento en las partidas para pagar la deuda.

De acuerdo a lo que indicó Dujovne, el gobierno perdió recursos por 0,6 punto porcentual del PBI en 2018, debido a "la reforma fiscal, la devolución de Ansés a las provincias y la vigencia del pacto fiscal" Por eso, dijo, "el esfuerzo fiscal logrado es equivalente a dos puntos del PBI.

Para muchos economistas, en cambio, el aumento de la presión impositiva, cuya mayor expresión es el retorno de las retenciones a la exportación, fue clave para cumplir con la meta del déficit primario. Sobre todo, al tener en cuenta que la recaudación nacional creció muy por debajo de la inflación. "La recaudación se sostuvo en gran parte por los nuevos impuestos", señalaron desde la consultora Economía & Regiones.

El ministro de Hacienda rechazó los cuestionamientos sobre la creciente presión impositiva y señaló que "en cada uno de los tributos la carga impositiva es menor que en 2015".

Enumeró reducciones en "Ganancias para las empresas, Bienes Personales, contribuciones patronales en los primeros $ 7.000 del salario y alícuotas de Ingresos Brutos".

Además, hizo hincapié en "la recuperación de las finanzas provinciales", ya que "entre enero y septiembre todas las provincias que adhirieron al pacto fiscal, con excepción de una (Santa Cruz), están con superávit primario". Dujovne lo atribuyó a un supuesto cambio de relación, que "terminó con la situación extorsiva de distribuir recursos a discreción".

En rigor, un grupo de provincias, entre las que se encuentra Santa Fe, tienen superávit primario (antes de la deuda) desde hace varios años. La devolución de fondos que antes detraía la Ansés, producto de una orden de la Corte Suprema, mejoró la coparticipación. El pacto fiscal del año 2017, por su parte, benefició fundamentalmente a la provincia y ciudad de Buenos Aires, como se aprecia en la evolución de la coparticipación durante el año pasado.

Desde que se profundizó la crisis cambiaria y la dependencia de los préstamos del FMI, el gobierno nacional avanzó, por su parte, en la eliminación de las transferencias a provincias por subsidios al transporte y a la tarifa social, así como el fondo sojero. En Santa Fe, esa cuenta arrojó una pérdida de recursos por $ 8 mil millones anuales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});