Bajo la lupa

El Fondo y la fuga ordenada

El acuerdo con el organismo internacional busca financiamiento para garantizar la salida de dólares especulativos.

Domingo 03 de Junio de 2018

La inesperada retirada de los inversores financieros de la bicicleta de las Lebac obligó al gobierno nacional a buscar un acuerdo con el Fondo para "obtener los dólares que garanticen una salida ordenada de los grupos locales extranjeros de la economía nacional". Así lo señaló el último informe de coyuntura del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso), que se refiere a la corrida cambiaria "iniciada en abril y que aún continúa".

El centro de estudios que conduce el economista Andrés Asiaín recordó que el modelo económico M "se sustentaba en dos bases endebles: el endeudamiento externo y la atracción de capitales especulativos". La negativa de los grandes bancos extranjeros "amigos" del gobierno a seguir absorbiendo papeles argentinos y "su inesperada retirada de la bicicleta de las Lebac, dejó tambaleando en el aire este frágil esquema financiero".

"Al limitarse el ingreso de dólares financieros, los viejos problemas estructurales de la economía argentina vuelven a decir presente (déficit comercial, de turismo, remisión de utilidades, pago de intereses, fuga de capitales...), agravados por la política PRO de apertura comercial, creciente endeudamiento y atracción de capitales especulativos", señaló el estudio.

Ante semejante fragilidad, la corrida cambiaria se llevó puestas el 13 por ciento de las reservas, depreció un 25 por ciento el peso y elevó en 13,75 puntos porcentuales la tasa de interés de referencia real. "Ante el cierre de los mercados voluntarios de crédito y la estampida hacia el dólar, el gobierno echó mano a un acuerdo con el FMI". dijo.

De acuerdo al Ceso, "el financiamiento por el organismo (y todos los argentinos que quedamos endeudados) de esa fuga de capitales, evitaría un estallido del dólar antes de las elecciones de 2019".

Pero aclaró que el camino elegido no está libre de obstáculos, ya que "la receta de ajuste fiscal impuesta por el FMI no sólo no soluciona los problemas externos estructurales de la economía sino que genera una creciente oposición social y política aún de quienes, hasta hace poco, parecían los más firmes aliados".

Citó el caso del campo, a quien el organismo internacional apuntó sus primeros dardos en búsqueda del equilibrio fiscal mediante un incremento de las retenciones. "Al resquebrajamiento económico y social del modelo de M, le seguirá previsiblemente su debilitamiento político", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario