Economía

El FMI proyecta menos crecimiento y más inflación

El organismo redujo el pronóstico de expansión de la economía argentina y prevé que los precios subirán 19,2 por ciento en el año. Pide más ajuste.

Miércoles 18 de Abril de 2018

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI) la inflación en Argentina durante 2018 será del 19,2 por ciento y la economía del país crecerá 2 por ciento en ese período, de acuerdo con pronósticos incluidos en un reporte publicado ayer por el organismo multilateral.

En la presentación del informe semestral del FMI, conocido como Panorama Económico Mundial, el organismo señaló que se espera que el crecimiento económico para este año en el país sea "moderado", pasando del 2,9 por ciento del 2017 a una reducción que llegará al 2 por ciento. Esto significa 0,5 punto porcentual menos de lo pronosticado en el reporte de octubre.

La institución multilateral explicó que el recorte es "efecto de la sequía en la producción agrícola, y destacó la necesidad de ajustes fiscales y monetarios para mejorar la sostenibilidad de las finanzas públicas".

Al abordar el problema de la inflación, el organismo comandado por Christine Lagarde estimó que este año será del 19,2 por ciento, lejos de la meta del 15 por ciento planteada por el gobierno macrista a fines de diciembre del año pasado.

En cambio, para el 2019 el pronóstico es más alentador, ya que se espera un alza en el PBI de 3,2 por ciento, mientras que la inflación se situaría en torno de 15 por ciento.

En ese sentido, el informe señaló que la inflación "se mantiene por encima del target" propuesto por el Banco Central. Por eso, requirió "una posición monetaria ajustada para mantener las expectativas".

Recomendación

Por otra parte, Roberto Cardarelli, jefe de la División de América del Sur II del Fondo Monetario Internacional, ordenó al gobierno de Mauricio Macri reducir el déficit externo y mantener las tasas de interés real positivas para acomodar su macroeconomía bajando la inflación.

"Respaldamos plenamente el objetivo de las autoridades de reducir constantemente la inflación y, al mismo tiempo, de minimizar el impacto en el crecimiento y la creación de empleo", afirmó en declaraciones a ámbito.com.

Cardarelli reconoció que el aumento en el déficit externo de la Argentina fue más elevado que el proyectado el año pasado por el Fondo y advirtió que el mantenimiento del ritmo de deterioro de la cuenta corriente "generaría preocupación por una dependencia excesiva del ahorro externo".

"Subestimamos el repunte de las importaciones (en parte, relacionado con el fuerte repunte de la inversión) y nos sorprendió el modesto desempeño de las exportaciones el año pasado", dijo el funcionario al analizar por qué el FMI se quedó corto con su previsión de déficit externo.

Para evitar que se generen tensiones, el funcionario consideró necesario "adoptar políticas que aumenten el ahorro nacional, a saber, continuar reduciendo el déficit fiscal y mantener las tasas de interés reales positivas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario