Economía

El duro cruce entre Cristina, oficialistas y justicialistas dominó el debate en el Senado

La Cámara alta le dio media sanción al proyecto. Además, sancionó una nueva ley de subrogancias y postergó la discusión por las filtraciones de escuchas.

Jueves 26 de Abril de 2018

El Senado aprobó ayer y giró a Diputados un proyecto de reforma del Código Procesal Penal, cuyo debate estuvo marcado por críticas cruzadas entre la senadora del Cristina Kirchner (FpV) y sus pares de Cambiemos y del bloque Justicialista.

Con 49 votos a favor, 10 en contra y 2 abstenciones, el Senado aprobó la iniciativa cuyo eje central es incorporar al Código Procesal Penal aprobado durante la gestión kirchnerista, suspendido por el macrismo y pendiente de aplicación, una serie de leyes sancionadas durante 2016 y 2017. Entre otras actualizaciones, se incorporan figuras penales como el arrepentido y los delitos de flagrancia y responsabilidad penal empresaria.

La principal modificación realizada fue la eliminación del artículo que recibió duras críticas de parte de ONG y de la oposición referido al establecimiento de un sistema de vigilancia remota que permitiría intervenir teléfonos celulares, tablets o cualquier tipo de dispositivo electrónico.El proyecto fue apoyado por los interbloques Cambiemos y Argentina Federal y rechazado por casi todo el Frente para la Victoria y el interbloque Progresistas. El peronismo puntano se abstuvo.

Además, el Senado sancionó unanimidad una nueva ley de subrogancias para el Poder Judicial que establece que la elección de jueces suplentes se haga por sorteo público y dejó en suspenso el tratamiento de un proyecto para sancionar las filtraciones de las escuchas telefónicas al pasar a un cuarto intermedio para dar lugar al informe del jefe de Gabinete, Marcos Peña (ver página 11).

La ex presidenta pronunció un extenso discurso con críticas al gobierno y al proyecto en discusión, que llevó a que el justicialista Rodolfo Urtubey (firmante de la iniciativa) y los oficialistas Luis Naidenoff y Esteban Bullrich le salieran al cruce.

Cristina en el Senado

En medio del debate, los senadores se cruzaron acusaciones por supuestas maniobras de espionaje, intervención de teléfonos e intentos de controlar al Poder Judicial, mientras que la discusión técnica de la iniciativa para modificar el Código Penal pasó a segundo plano.

La reforma del Código llegó al recinto envuelto en polémica debido a que incorporaba la "vigilancia de las comunicaciones", "vigilancia remota sobre equipos informáticos" y "vigilancia a través de dispositivos de seguimiento y localización", lo que fue muy cuestionado en los días previos por diversas ONG.

Debido a la polémica, todo ese capítulo fue eliminado del proyecto, pero de todos modos Cristina arremetió contra la iniciativa: "Qué hubieran dicho quienes hoy son oficialismo si cuando nosotros éramos gobierno proponíamos una reforma en estos términos". En su discurso, que se extendió por 40 minutos, la ex mandataria cuestionó que se calificara como "modernos métodos de investigación" los mecanismos de vigilancia que figuraban en el proyecto.

También se refirió a un supuesto "plan de apoderamiento de la Justicia" por parte del gobierno, al que también responsabilizó por la filtración de sus conversaciones con el ex director de Inteligencia Oscar Parrilli y la vinculó con los movimientos de jueces y fiscales.

Cristina dijo que sus conversaciones con Parrilli se difunden "por temporadas, como (la serie) Game of Thrones" y advirtió que "esto no sucedió ni con los militares".

Urtubey le respondió: "Menos mal que estamos votando una ley sancionada en el gobierno anterior. Me da la sensación de que la historia se detuvo. Nada de lo que se haga acá tiene validez. No hay ni respeto por los actos propios".

Por su parte, Bullrich afirmó que "40 minutos es la duración de una hora cátedra, por eso algunos creen que hay que dar cátedra en 40 minutos" y, debido a que la ex presidenta se retiró después de su discurso (y tampoco estuvo al momento de votar) agregó: "Un ejercicio democrático es escuchar y también es un ejercicio quedarse para las respuestas".

Por último, Naidenoff subrayó: "Escuché hablar de un plan de apoderamiento de la Justicia. Lo que nos pasó no debe volver a ocurrir. Cuando se cree que se tiene todo el poder y que ese poder no tiene un límite temporal se piensa y se actúa de ese modo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario