El dólar tuvo un día de calma, sin ventas del Banco Central
Cotizó a la baja por segundo día consecutivo. El mercado se movió tranquilo y con menor demanda respecto de principios de semana.

El dólar cotizó ayer a la baja por segundo día consecutivo, una tendencia que trajo un poco de calma para el gobierno después de un mes de fuerte inestabilidad financiera y en medio de las negociaciones entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un adelanto de desembolso, que frenó la corriente compradora por cobertura. En Rosario la divisa cerró a 39 pesos en las casas de cambio.

En esta oportunidad, sin intervención del Banco Central (BCRA), la moneda estadounidense se ubicó en 38,31 pesos para la venta en la city porteña. En Rosario cerró a $ 39. La demanda en la jornada de ayer fue menor a la del inicio de semana. Se operaron $ 304 millones.

Según un promedio realizado por el BCRA, la divisa finalizó a $36,54 para la punta compradora y a $38,31 para la vendedora. Este descenso fue el segundo que experimenta el dólar en forma consecutiva y a una semana de que por momentos llegara a superar los 42 pesos.

La baja del dólar coincidió con un avance en la negociación que Argentina y el FMI mantienen en Washington desde el martes último.

Los funcionarios de Economía, encabezados por el ministro Nicolás Dujovne, presentaron al organismo una revisión del programa económico que ambas partes habían acordado en junio pasado con el objetivo de lograr un adelanto de dinero por parte del organismo internacional que le permita superar la crisis financiera.

El Fondo Monetario aseguró que procura "concluir tan rápido como sea posible" el nuevo acuerdo, según planteó ayer el portavoz del organismo, Gerry Rice, en una rueda de prensa en Washington (ver aparte).

El gobierno argentino le pidió al FMI que adelante un desembolso de dinero correspondiente al crédito de 50.000 millones de dólares que le otorgó en junio. Para ello, diseñó algunos cambios en el programa económico, entre ellos un compromiso de equilibrar sus cuentas fiscales en 2019 y no en 2020, como estaba previsto y además volvió a reinstalar los derechos de exportación para todas las producciones.

Acciones en alza

También fue una jornada positiva para el mercado accionario. Con un fuerte repunte de los papeles energéticos y los bancos, el índice Merval y Mercados Argentinos (Byma), cerró ayer con una suba del 4,1 por ciento, respaldado además por la evolución de los papeles argentinos en el mercado de Wall Street.

Los operadores del mercado resaltaron que la buena racha estuvo motivada por las expectativas que generó entre los inversores la posibilidad de que el gobierno pueda frenar la crisis si llega a un acuerdo con los gobernadores para lograr la aprobación del presupuesto 2019.

De todos modos, la incertidumbre aún no está despejada por el complejo escenario económico que vive el país y porque todavía la Argentina no llegó a cerrar el acuerdo con el FMI para acelerar los desembolsos.

Los papeles más destacados fueron los de Central Puerto (14,6 por ciento), Distribuidora de Gas Cuyana (12,7 por ciento), Galicia (11,7 por ciento) y Supervielle (10,2 por ciento). El monto operado en acciones se expandió un 23 por ciento, hasta los $ 1.673,7 millones.

La plaza bursátil también estuvo alentado por la tranquilidad del mercado cambiario, donde el Banco Central, tras sorpresivas ventas directas el miércoles pasado, ayer no intervino.

A esa situación también contribuyó la caída del riesgo país, que venía escalando fuerte en las últimas jornadas.

En ese marco, las acciones argentinas en Wall Street se lucieron con alzas que, en ciertos casos, rozaron el 17 por ciento. Se subieron en el podio Central Puerto (16,9 por ciento), Banco Francés (15,4 por ciento) y Supervielle (13,9 por ciento).

El analista Eduardo Fernández, de Rava, resaltó que "en buena parte de los ADRs argentinos el (indicador técnico) Macd está dando señal de compra, una alerta que nos dice que deberíamos estar invertidos en acciones para las próximas semanas".