Economía

El dólar se descontroló y bancos restringieron la entrega de billetes

La divisa cotizó a $ 67 en Rosario, donde se multiplicaron las colas en las casas de cambio. Malestar en el BBVA Francés.

Sábado 26 de Octubre de 2019

El mercado cambiario se descontroló. Las reservas se derrumbaron ayer en u$s 1.500 millones. El precio de la divisa cerró en Rosario a $ 67, durante una jornada en la que se multiplicaron las colas en las casas de cambio y los clientes acudieron a los bancos para retirar billetes de sus cuentas. En no pocos casos se encontraron con restricciones para la entrega del físico.

Ese fue el caso del BBVA Francés ubicado en peatonal Córdoba al 1000, que negó a clientes la posibilidad de retirar billetes de la divisa norteamericana de sus cajas de ahorro por encima de un tope de 4.000 dólares. No hubo reclamo que valga para torcer esa decisión. La medida generó muchísimo malestar.

La moneda estadounidense mostró ayer marcadas variaciones en su valor, que en Rosario osciló entre $ 65 y $ 68 para la venta. Las casas de cambio volvieron a desbordar de clientes, que hicieron cola en veredas incendiadas por el sol, sea para comprar billetes con destino a ahorro propio o para participar del circuito conocido como puré. Este negocio permite hacerse una diferencia comprando dólar al precio oficial y vendiéndolo en el paralelo, donde la cotización saltó por encima de los $ 75.

También se dispararon las cotizaciones implícitas en las operaciones bursátiles como el contado con liqui ($ 80) , y el MEP ($ 76,20). En el mercado de futuros Rofex, los plazos más cortos concentraron casi 80 por ciento de los negocios: octubre y noviembre se operaron a $ 61,95 y $ 66,999.

Con las señales de precios marcando una brusca devaluación del peso para la semana próxima, la experiencia de dos años de crisis financiera y la certeza de que el Banco Central perdió u$s 22.500 millones desde agosto, la demanda de dólares se expresó crudamente en la calle.

Las reservas cayeron u$s 1.575 millones y finalizaron en u$s 43.503 millones. En la semana, la autoridad monetaria perdió casi u$s 5 mil millones. La brutal sangría de ayer fue consecuencia de la intervención oficial en el mercado de cambios, el pago de vencimientos de Letes no reperfiladas, más el adelantamiento de dólares físicos a bancos para atender la demanda de clientes.

La percepción de que el gobierno remata los últimos dólares de las reservas intensificó la demanda. Y no sólo por parte de grandes operadores. En las casas de cambio rosarinas, las colas se multiplicaron. "La demanda es genuina, la gente fue a comprar por temor a que el lunes se dispare", señaló el analista Salvador Distéfano.

Más cepo

Los rumores, casi certezas a esta altura, apuntan un ajuste del cepo cambiario a partir de la semana próxima, probablemente con límites de u$s 2 mil a la compra. También es fuerte la versión sobre un feriado cambiario en los primeros días de la semana próxima.

El analista Federico Fiscella destacó la gran demanda de rosarinos que buscaban "convertir sus pesos" sea como sea y a cualquier precio. "La gente no consultaba precio", detalló y mencionó que la referencia del dólar futuro o dólar libre "está poniendo en la cabeza de la gente el dólar a 78 pesos". Agregó que los ahorristas ante las restricciones buscaron convertir sus pesos, aunque sea en mercadería.

En el circuito paralelo, operadores de ese segmento relataron que recibieron un aumento de la oferta de dólares por parte del público que había comprado en el mismo día en el mercado oficial, para hacerse la diferencia. También brilló el circuito de coleros, un subsistema económico más complejo.

En los bancos se vivió otro foco de tensión. "No hay disponibilidad de billetes, los bancos, venden lo que pueden y te ponen la plata en una caja de ahorro si la tiene abierta el cliente, después te dicen que vengas dentro de una semana para buscar el billete, a medida que el Banco Central le va mandando, a cuentagotas", señaló un consultor de la city.

La expansión de sitios web y app para la compra-venta de moneda extranjera agregó presión logística, ya que, finalmente es en los bancos donde el cliente se hace del billete. "Hubo muchos clientes que tenían en sus cuentas bancarias los dólares que los quisieron retirar y no pudieron", precisó otro operador. En algunos bancos se daban turnos para retirar los dólares dentro de los próximos cinco días hábiles.

Buena parte de las aplicaciones idgitales que permiten comprar y vender dólares, aún por fuera del horario del mercado cambiario, anunciaron un "cronograma especial" para las 48 horas antes de las elecciones. En una suerte de feriado cambiario, algunas plataformas comunicaron que restringirán o directamente cesarán la operatoria durante el fin de semana.

Como lo viene haciendo en momentos de agitación, la Asociación Bancaria recorrió ayer los bancos y casas de cambio para verificar que no haya maltratos a los empleados. La secretaria general del gremio, Analía Ratner, señaló que "las colas superaban varias cuadras y esto recae sobre la actividad de los trabajadores".

"Hay una inestabilidad terrible, eso se vio porque la gente está desesperada por comprar dólares y hacer lo que hacen los bancos y los grandes inversores, que es jugar a la bicicleta financiera, por si llega a ocurrir una nueva devaluación", describió.

Día de locos

En el mercado mayorista, la divisa ganó 55 centavos y finalizó a $60, mientras que en el balance semanal trepó $1,65. El volumen operado en el segmento de contado fue de u$s 1.152 millones.

La autoridad monetaria realizó cuatro subastas, en las que ofreció en total u$s 800 millones, pero sólo adjudicó u$s 220 millones. Operadores señalaron que la autoridad monetaria también habría vendido entre u$s 250 y u$s 400 millones en el segmento de contado, a lo que se le habría sumado la liquidez del Banco Nación.

Mauro Mazza, de Bull Market Brokers, indicó que la plaza tuvo una jornada "nunca vista en años".

"La locura total, fue una semana de despedida de muchas cosas; una semana de las últimas cosas, tuvimos ventas masivas del BCRA, una brecha llegando al 40 por ciento y un desarme histórico de Leliq", advirtió. Agregó que los bancos, provincias y empresas hicieron fuertes desarmes de plazos fijos y dolarizaron.

El BCRA aprovechó el caos para desarmar deuda de corto plazo en pesos. Convalidó que la tasa de política monetaria cerrara sin modificaciones respecto del cierre de ayer, al finalizar a 68,03 por ciento. Esta operatoria se generó una expansión de liquidez de $ 101.468 millones.╠

En la víspera de las elecciones, la gestión del gobierno que se presentó como campeón de los mercados, se apaga con el dólar en pleno descontrol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS