Economía

El dólar pegó otro salto y el gobierno negó un retorno a la convertibilidad

A la demanda sostenida de los últimos meses se sumó la presión del real brasileño y la declaración de un funcionario de los Estados Unidos.

Viernes 14 de Septiembre de 2018

El dólar volvió a dispararse ayer y marcó un nuevo récord de $ 40,50 en Rosario, en una rueda en la que ya no sólo pesa la persistente demanda de divisas para dolarizar carteras sino la devaluación del real y los rumores sobre una negociación con Estados Unidos para instrumentar un régimen de convertibilidad o dolarización.

En ese escenario, el Banco Central tuvo una participación vendedora de tan sólo u$s 39 millones. En el sector mayorista, el incremento fue de $1,30 al trepar hasta los $39,55. El volumen negociado fue de u$s 440,539 millones.

Se trata de la cuarta suba consecutiva del billete y los operadores de la city porteña indicaron que en el mercado se percibió un clima de incertidumbre por los rumores de una posible dolarización de la economía argentina, que luego fueron desmentidos por un vocero anónimo del Ministerio de Hacienda (ver aparte).

Puntualizaron que la fuerte corriente compradora se dio en un contexto de limitada oferta privada que el Banco Central decidió no equilibrar.

La región no ayuda. El real brasileño cerró en un mínimo histórico de 4,197 unidades por dólar, con una caída de 1,12 por ciento respecto del miércoles.

También incentivó la suba el resultado de la licitación de Letes realizada el miércoles, en la que Hacienda renovó parcialmente un vencimento, pagando tasas muy altas, del 7 por ciento. Por si esto fuera poco, se viene otro vencimiento de Lebac.

La máquina de endeudar no se para. El gobierno oficializó ayer una autorización para la emisión de deuda pública por hasta 60.000 millones de pesos y 1.100 millones de dólares.

En el mercado de acciones, el índice Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerró ayer con una ganancia del 1,18 por ciento, mientras los bonos registraron subas promedio del 0,5 por ciento y el riesgo país bajó a 699 puntos.

Pese a ello, la agencia de calificación estadounidense Fitch Ratings proyectó una caída del 2,5 por ciento para la economía de la Argentina en 2018, con una inflación que superará el 40 por ciento anual en diciembre.

"La confianza de los inversores en relación con la deuda de Argentina se ha deteriorado desde junio, cuando el crédito del FMI se puso en marcha, esto sugiere que el préstamo no ha logrado estabilizar los mercados ni catalizar los fondos privados, como era su intención", dijo la agencia.

Recesión

Fitch cree que los riesgos de deuda soberana se relacionan principalmente con la liquidez, y esos riesgos, asociados a la sostenibilidad de la deuda, podrían ir al alza si los efectos adversos de contracción del PBI real, la depreciación del peso y las tasas de interés altas fueran exacerbados por consolidación fiscal inferior a lo esperado.

Por otra parte, el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) difundió ayer el Indicador Sintético de Actividad Económica (Isae) registró una variación de 0,6 por ciento en junio pasado respecto del mismo mes del año anterior. En el primer semestre acumuló un incremento del 1 por ciento. Mensualmente, el indicador registró un incremento de 0,4 por ciento en junio 2018 con respecto a mayo 2018.

Según el organismo estadístico, cinco de las seis series que componen el indicador presentaron una variación interanual positiva en junio de 2018. La excepción fue el patentamiento y transferencias de autos, que disminuyó 3,4 por ciento respecto del mismo período del año anterior. El consumo de agrogasoil subió 10,1 por ciento, el consumo de energía 1,5 por ciento y el gas 1,3 por ciento. Siguieron la recaudación real de Ingresos Brutos y empleo, con incrementos de 1,2 por ciento y 0,6 por ciento, respectivamente. Así lo informó el Ipec.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario