Economía

El dólar blue se disparó y el Banco Central denunció operaciones políticas

El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, descartó intervenciones en el mercado cambiario. La divisa tocó los $13,85 por versiones de controles en la operatoria de “contado con liqui”.

Martes 14 de Julio de 2015

El dólar blue o ilegal se disparó ayer 23 centavos y tocó los 13,85 pesos, su mayor nivel en más de ocho meses, una cotización que estiró la brecha al 51,5% entre la cotización oficial y la paralela, por primera vez en el año, ante fuertes rumores de que el gobierno podría aplicar controles sobre el mercado cambiario, puntualmente sobre las operaciones de contado con liquidación (contado con liqui).

Frente a eso, el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, denunció “operaciones políticas” detrás de esta disparada de la divisa y aseguró que “no se está pensando en ninguna medida”, ya que “nosotros controlamos permanentemente en coordinación con la Comisión Nacional de Valores” y otros organismo de control, ese tipo de operaciones.

El funcionario admitió, además, que la divisa estadounidense sube por un “contexto de fuerte volatilidad externa” que afecta a los mercados financieros.

De todos modos, la suba del dólar marginal se produjo en un contexto en el cual desde distintos organismos del gobierno lanzaron advertencias y luego desmentidas respecto de mayores controles sobre el mercado cambiario.

Inteligencia financiera. El fiscal Carlos Gonella, a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), reconoció ayer a primera hora que el nuevo sistema de inteligencia instrumentado a través de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que está a cargo de Oscar Parrilli, podrá utilizarse para “fiscalizar y prevenir maniobras financieras”, como el denominado “contado con liqui”.

“Si la Corte hace lugar a nuestro pedido, los fiscales vamos a utilizar el nuevo sistema de inteligencia para fiscalizar y prevenir estas maniobras financieras”, sostuvo el funcionario y se refirió así a un recurso presentado ante la Corte para que declare ilegal la compra de dólares por medio del “contado con liqui”.

El contado con liqui es el tipo de cambio implícito que surge de la compra y venta de acciones y bonos. Son operaciones legales y permiten comprar títulos de empresas que cotizan también en Nueva York y liquidarlas en dólares en ese mercado.

En ese marco y buscando imprimir tranquilidad al mercado, Vanoli matizó las declaraciones de Gonella, señalando que el gobierno no está analizando medidas para restringir las operaciones del contado con liqui, tipo de cambio implícito que ayer cerró en 13,20 pesos.

En el mercado oficial, el dólar subió otro medio centavo, a 9,14 pesos —aunque en bancos privados y casas de cambio se pidió hasta 9,22 pesos— y el BCRA logró comprar 80 millones de dólares.

Vanoli no despegó las presiones alcistas sobre el dólar blue a la coyuntura electoral por las próximas elecciones presidenciales y el cambio de gobierno.

Expresó la posición oficial luego de asistir a la apertura del Seminario “Argentina en el G20: Contribuciones para una agenda global de crecimiento inclusivo”, junto al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y al canciller Héctor Timerman.

Consultado sobre las razones que hacen subir la cotización marginal, apuntó a “la volatilidad externa y operaciones políticas, porque algunos actores buscan introducir temores y situaciones que generan turbulencias”.

Vanoli pidió una reforma del FMI. El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, reclamó ayer más “regulación y control” en el sistema financiero internacional para evitar las “crisis periódicas” y también una reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI) “para que no sea un organismo disciplinador que reclama ajustes”.

 Al disertar en la apertura del seminario Argentina en el G-20,  sostuvo también que “la equidad” en la distribución del ingreso, “no es sólo una cuestión moral, sino una forma de lograr políticas de desarrollo”.

Sobre el sistema financiero internacional,  señaló que “la fata de regulación y control hace  que se vuelvan a generar crisis periódicas”, indicó.

En tanto, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, manifestó en el marco del mismo seminario su preocupación por el crecimiento de la pobreza en países de Europa, y destacó el rol de un Estado autónomo para luchar contra la desigualdad, y que redunde en beneficio de una mejora de la distribución del ingreso.

“La desigualdad y el desempleo ponen en riesgo a las democracias”, y festejó que la “crisis financiera del 2008 haya puesto al empleo como un tema mundial de preocupación”, indicó.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario