Economía

El contratista: actor de una nueva forma de organización del campo

El fenómeno de la “industrialización del agro” ocurrido en los años 70 fue el punto de partida para explicar el complejo proceso que se dio en el campo y que llevó a que el 96 por ciento de la tierra sembrada de soja sea en la actualidad alquilada. Ese modelo de producción derivó en la incorporación de “actores extra agrarios” que pusieron en riesgo la historia de la producción del país.

Domingo 06 de Abril de 2008

El fenómeno de la “industrialización del agro” ocurrido en los años 70 fue el punto de partida para explicar el complejo proceso que se dio en el campo y que llevó a que el 96 por ciento de la tierra sembrada de soja sea en la actualidad alquilada.
Ese modelo de producción derivó en la incorporación de “actores extra agrarios” que pusieron en riesgo la historia de la producción del país.


A esa conclusión llegó la ingeniera agrónoma Patricia Propersi, integrante del Grupo de Estudios Agrarios de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, quien llamó a discutir un modelo productivo de país que no busque su salvación en el cultivo de la soja y que se más abierto a otros productos.

La investigadora, especializada en sociología rural, realizó una síntesis de un trabajo realizado con otras colegas de su grupo en el que describió la transformación del sector agropecuario a partir de lo que denominó como “modernización de la forma de producción” y su proyección primero a la década de los 90 y luego al período de la pos devaluación.

Tiempos modernos

Esa modernización de la que habló Propersi se inició en la década de los 70. “Hay un antes y un después de la que se llama también la industrialización, que se da en la incorporación de determinadas tecnologías, la utilización de semillas e insumos químicos. El agro se asocia al capital, los actores se transforman y aparecen otras figuras, como la del contratista. Trabaja su tierra y la del vecino”, señaló.

“Esa época fue la punta de flecha de ese proceso. El agricultor necesitaba dinero para poder sostener esos modelos de producción. Entonces empieza a verse el fenómeno del alquiler de las tierras. El productor tiene que arrendar su campo porque no llega a cubrir los gastos de producción. Así aparece el contratista que trabaja su propia tierra y la de su vecino”, precisó.

Por otra parte, Propersi señaló que en los 90 se detectó otro proceso que se dio como consecuencia de la política del uno a uno. “Desaparecieron 9 mil productores en la zona sur de Santa Fe y un 25 por ciento a nivel nacional”, apuntó.

A su turno, el economista Juan Prince, quien participó junto a Properti y el periodista David Narciso de la charla, no dudó en calificar la protesta del agro como “un lockout patronal bastante contundente. Fue más fuerte incluso que el realizado en 1976 a Isabel Perón y tuvo una gravedad notable”.

Y acto seguido remarcó que con la implementación de las retenciones, “quedó claro que el Estado puede intervenir para fijar políticas. Esto ya no lo discuten ni los liberales después del salvataje que se hizo en banca de Estados Unidos”.

Un aporte relativo

Prince expuso algunos números. Por ejemplo dijo que en 2007 las retenciones al agro aportaron un 10 por ciento al total de la economía del país. “No son los salvadores del país. El apoyo que hace al agro a la economía es igual al de los trabajadores que pagan impuestos a las ganancias”, agregó.

También le dedicó unas palabras al proyecto de tren de alta velocidad, una de las banderas del gobierno nacional en cuanto a proyectos de obras. “¿No es mejor desarrollar una red ferroviaria de carga y pasajeros que puede achicar los costos de flete para la producción?”, se preguntó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario