Economía

El consumo de carne vacuna creció en los primeros siete meses del año

Aumentó un 5% en el inicio de una recuperación luego de un período de estancamiento. En junio, incluso, superó la barrera de los 60 kilos, tras haber tocado el piso de 52,8 kilos per cápita en febrero de 2011.

Lunes 01 de Octubre de 2012

El consumo de carne vacuna recupera lentamente el terreno perdido durante los últimos años. En los primeros siete meses de 2012 el consumo de carnes rojas avanzó un 5 por ciento respecto al año pasado y se ubicó en ell promedio de 57 kilos por habitante por año. En junio, incluso, superó la barrera de los 60 kilos. Este incremento se registra luego de hacer tocado el piso de 52,8 kilos per cápita en febrero de 2011.

Los datos de esta recuperación fueron difundidos por la consultora Abeceb.com, en base información del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA). Señala también que detrás de este aumento hay una suba de 5 por ciento en la faena, respecto del mismo perío de 2011. Y como las exportaciones siguen registrando fuertes caídas, prácticamente la totalidad de lo faenado (93 por ciento en el primer semestre de 2012) se consume en el mercado interno.

"Con la continuidad de las restricciones a las exportaciones mediante el sistema de cupos no se espera un repunte significativo de las ventas al exterior en el corto plazo. Ante ello, la oferta de carne en el mercado interno podría seguir por la senda de la recuperación y consecuentemente tender a reducir los precios de los principales cortes o, al menos, mantenerlos estables", señala el informe.

De hecho, subraya que la relación de precios asado/pollo, que mide cuántos kilogramos de pollo son necesarios para adquirir uno de asado, pasó de una media histórica de 2 a más de 3 a comienzos del 2012 para luego encontrar un techo.

El consumo de carne vacuna viene de una fuerte caída en los últimos años. Que fueron consecuencia de los problemas de oferta de hacienda que comenzaron a registrarse desde 2006 y que provocaron la pérdida de 12 millones de cabezas de ganado por el efecto apilado de sequía, cierres a las exportaciones y control de precios en la cadena de comercialización. Estos factores empujaron a una liquidación de vientres que redujo la oferta para faena y por lo tanto de carne, de modo que el precio llegó a subir más del 100 por ciento en determinados cortes a fines de 2010.

Esta inflación impactó positivamente en el consumo de carnes sustitutas, como el pollo. El consumo de carne aviar llegó en junio de 2012 a un pico histórico de 43,4 kilogramos y en el acumulado de siete meses de este año el promedio fue de 40,2 kilos.

Todos ganan. "Hoy parece todo dado para que el sector bovino recupere de a poco el terreno perdido y el aviar a sostenerlo", señala Abeceb.com, que estima que, a diferencia de otras épocas, "hoy existe margen para que crezcan ambos mercados".

En el caso del sector bovino, agrega, "será importante la continuidad del proceso de recuperación del stock ganadero y por ende el crecimiento de la oferta para faena". De ese modo, estima que se podrá recomponer el consumo, aunque "será difícil volver a los 70 kg alcanzados entre 2007 y 2008".

Para el sector avícola, el estudio señala que "además de mantener su participación en el mercado interno, hay oportunidades para consolidar la salida exportadora". Recuerda, en ese sentido, que en los primeros siete meses del 2012 se registran incrementos interanuales del 17 por ciento y 19 por ciento en cantidad y valores exportados. En este período los destinos que más han crecido son Venezuela, Rusia y Brasil, este último uno de los principales productores mundiales. El desafío será seguir invirtiendo en la búsqueda de ganar nuevos mercados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS