Economía

El consumidor, cansado de correr por las corridas

Es poco probable que el país califique para un crédito mayor a u$s 20 mil millones y vendrán las revisiones"

Domingo 13 de Mayo de 2018

Si hay alguien que corre, se cansa, queda agotado y le es difícil recuperarse luego de una crisis económica o una situación volátil como esta ese es el consumidor.

Estamos atravesando un momento de turbulencia económica, tanto a nivel monetario, cambiario, pero también en la economía diaria. La suba del dólar claramente no es producto de la presión sobre la divisa que hacemos los pequeños e individuales consumidores y usuarios. El mercado está esperando medidas y otra perspectiva del gobierno en materia económica, y la situación internacional también influye.

Pero todo esto, que a veces parece lejano para la diaria de todos, ineludiblemente nos va a afectar en el corto y mediano plazo en el mercado interno, los precios, los salarios.

Si observamos los datos oficiales de la economía, salvo el sector primario, el turismo, las automotrices, y la construcción, los rubros clave de la economía doméstica argentina están parados. Si queremos saber cómo estamos en materia de usuarios y consumidores, debemos ver los datos de ventas minoristas en supermercados, centros de compra, casas de electrodomésticos y ahí los datos no son positivos. El parate del consumo es una realidad, y la puja inflación-salarios es el motivo.

Desde nuestra entidad de consumidores y usuarios, venimos registrando en los primeros cuatro meses de 2018, que la suba de precios en los alimentos todavía no ha reflejado en su totalidad el incremento de los factores que más aumentaron e influyen en la producción y los servicios: los componentes energéticos. Es decir que combustibles, electricidad y gas, rubros que tuvieron incrementos altos, todavía no han impactado enteramente en la canasta. Esto lo digo porque si vemos el 15% en naftas, 40% en gas, y 25% en electricidad (promedio), salvo frutas y verduras y productos panificados, el resto de los artículos de primera necesidad no han pegado un salto significativo.

Ahora bien, esto no será así en los meses que vienen. La corrida del dólar y esta nueva situación macroeconómica de tasas y deuda, no es el mejor escenario para el mercado interno, y hablar de mercado interno es decir consumo, salarios, precios.

Con paritarias en el orden del 15/18%, dólar a $23 en vez de $19 como a fin de año, y con expectativas del consumidor por el piso, la realidad económica del segundo semestre de 2018 no es para nada entusiasta.

Cuánto caerá el consumo, no podemos decirlo. Que vamos a comprar menos, estemos seguro de ello. Compromisos de crédito a mediano y largo plazo, abstenerse.

Lamentablemente lo que deberíamos promover, que es el consumo, no podemos sugerirlo. El país se está ajustando, se viene más ajuste, ajustemos los bolsillos.

Porque recordemos, que más allá de las "corridas", el que siempre corre y corre, se cansa, y al final debe seguir la carrera, somos los "gente", los de piel y hueso que no empezamos el día queriendo saber cuánto vale el dólar, sino saber si podremos pagar todos nuestros compromisos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario