Economía

El 44,1 por ciento de la población económicamente activa tiene un empleo pleno

Sólo el 44,1 por ciento de la población económicamente activa tenía un empleo pleno de derechos al tercer trimestre de 2018, según el último informe sobre el mercado de trabajo que presentó ayer el Observatorio de la Deuda Social de Argentina (Odsa) de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Martes 25 de Junio de 2019

Sólo el 44,1 por ciento de la población económicamente activa tenía un empleo pleno de derechos al tercer trimestre de 2018, según el último informe sobre el mercado de trabajo que presentó ayer el Observatorio de la Deuda Social de Argentina (Odsa) de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El informe sobre "Heterogeneidad y fragmentación del mercado de trabajo (2010-2018)" elaborado por la institución da cuenta de la fragmentación y la precariedad laboral en los trabajadores urbanos.

Según los resultados, referidos al tercer trimestre de 2018, el 9,9 por ciento de la población activa se encontraba abiertamente desempleada y el 18,6 por ciento estaba sometida a un subempleo inestable, como changas, trabajos temporarios o programas de empleo con contraprestación. El 27,2 por ciento contaba con un empleo regular pero precario (con niveles de ingresos superiores a los de subsistencia, pero sin afiliación alguna al Sistema de Seguridad Social).

El sector micro-informal (actividades laborales no profesionales, con alta rotación y baja o nula vinculación con el mercado formal) reunió al 49,3 por ciento de los ocupados. Dentro de ese sector, un 81,7 por ciento de los trabajadores tenían un empleo precario o un subempleo inestable y sus ingresos fueron 41 por ciento menores que los ingresos del total de ocupados. El 75,9 por ciento no contaba con aportes jubilatorios, y el 51,3 por ciento no poseía cobertura de salud.

En 2018, el ingreso medio mensual de los trabajadores del sector micro-informal fue un 41 por ciento menor que el ingreso del total de ocupados. En ese año, el ingreso medio mensual del total de los ocupados fue de $ 17.454, el de los trabajadores del sector micro-informal de $ 10.283, el de los ocupados del sector privado formal de $ 24.985 y el del sector público de $ 22.987.

El nivel socioeconómico del hogar es el factor que más incide en las limitaciones de inserción en trabajos de calidad.

La probabilidad de ocuparse en el sector micro-informal aumenta 13,5 veces al comparar a los trabajadores de hogares de nivel socioeconómico muy bajo con los de nivel medio alto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario