Cumbre del G20

EEUU y China firman un armisticio en su guerra comercial

La reunión bilateral en Buenos Aires rindió sus frutos, aunque limitados. Washington suspende otra suba de aranceles y Pekín comprará bienes.

Lunes 03 de Diciembre de 2018

El presidente Donald Trump se comprometió con su par chino, Xi Jinping, tras el cierre de la cumbre G-20 en Argentina, a suspender por 90 días la guerra de tarifas entre ambas naciones. Esto significa, en concreto, que se suspenderá por 90 días la programada suba estadounidense a 25 por ciento desde el 1º de enero de aranceles a bienes importados de China por 200.000 millones de dólares. La medida queda supeditada a un acuerdo de fondo entre Pekín y Washington, que por ahora se ve difícil de lograr. Llamativamente, en Buenos Aires, al término de una reunión de casi dos horas y media entre los equipos negociadores de ambas naciones, no hubo declaraciones oficiales, ni un comunicado conjunto ni de ninguna de las dos delegaciones. Solo más tarde se comenzó a conocer algo de lo acordado, y de manera oficiosa, de fuenes chinas en especial.

La guerra tarifaria la inició Trump en marzo pasado y la escaló en septiembre. China respondió con medidas similares. La guerra comercial entre las dos primeras economías del planeta afecta al resto de las economías en manera indirecta pero clara.

Compra "importante"

Pekín acordó comprar una cantidad no especificada pero "muy importante" de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros a Estados Unidos, según dijo la Casa Blanca en un comunicado. Ambas partes iniciarán nuevas negociaciones comerciales para abordar temas como transferencias de tecnología, propiedad intelectual, barreras no arancelarias, robos on line y agricultura, señaló. Estados Unidos acusa a China desde hace muchos años de robar propiedad intelectual. Si no se alcanza un acuerdo dentro de 90 días, ambas partes acordaron que los aranceles ya vigentes del 10 por ciento serían aumentados al 25 por ciento, precisó la Casa Blanca. Las tarifas que Trump impuso en septiembre llevaron a medidas similares de represalia de China. Pero como el intercambio está enormemente desbalanceado en favor de China, esta es la más perjudicada y la que más pierde con la guerra comercial.

Ayer, la prensa estatal china alabó el "importante consenso" alcanzado por ambos presidentes y sus equipos negociadores en Buenos Aires, pero no mencionó el plazo de 90 días. Trump ha amenazado con imponer nuevos aranceles a otros bienes chinos, valorados en 267.000 millones de dólares.

"Creo que esto no es un gran avance, es más bien evitar un colapso. No es el peor resultado, pero el trabajo duro está por venir", consideró Paul Haenle, director del Centro Carnegie-Tsinghua en Pekín. "Los chinos tienen que tomar (las conversaciones) con un sentido de urgencia".

Como parte del acuerdo, China planteó comenzar a comprar productos agrícolas a productores estadounidenses de inmediato, dijo la Casa Blanca. En declaraciones a periodistas a bordo del Air Force One en su regreso a casa, Trump elogió el acuerdo con Xi. "Es una oferta increíble", dijo Trump. "Lo que yo he estado haciendo es poner un freno a los aranceles. China se abrirá. China se librará de las tarifas". El estilo de negociación de Trump es el mismo que usó con éxito con Canadá y México para alcanzar un nuevo tratado de libre comercio, cuyo texto final se firmó asimismo durante el G20 en Buenos Aires.

En el marco del acuerdo, añadió que China compraría "una gran cantidad de productos agrícolas y de otro tipo" a Estados Unidos. "Tendrá un impacto increíblemente positivo en la agricultura", agregó Trump.

a negociar. Las dos nutridas delegaciones se reunieron el sabado en un hotel de Buenos Aires.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});