Economía

EEUU redirige su plan de rescate y ahora estimulará la demanda

El secretario del Tesoro dijo que dejará de comprar títulos tóxicos y fomentará préstamos al consumo. El gobierno de Bush busca con estas medidas impulsar una economía que está en recesión.

Jueves 13 de Noviembre de 2008

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, anunció ayer el redireccionamiento del plan de rescate y el destino de los 700 mil millones de dólares, previstos inicialmente para la compra de activos hipotecarios en problemas. El foco de los fondos estará puesto a partir de ahora en incentivar la demanda por medio de estímulos a los préstamos para el consumo. Fue esta decisión, junto a las dudas sobre algunos planes soberanos de rescate y a nuevos datos negativos sobre la economía en diversos países, lo que provocó que los mercados financieros volvieran a vivir otra jornada para el olvido, con bajas generalizadas.

El nuevo esquema del gobierno estadounidense apunta a reducir el riesgo de financiamiento con tarjetas de crédito y estimular los préstamos a estudiantes y para la compra de autos. Sin embargo, Paulson rechazó el paquete de asistencia directa que viene reclamando el sector automotriz y un importante abanico de políticos (incluido el presidente electo Barack Obama).

Paulson sostuvo, en cambio, que favorecerá una segunda ronda de inyecciones de capitales en las instituciones financieras, que equipararían fondos privados. La intención de EEUU no sólo es rescatar a los pequeños consumidores sino fogonear la demanda como elemento contracíclico a la recesión.

El funcionario, en una actualización sobre los esfuerzos del rescate financiero, dijo que sus técnicos continúan examinando los beneficios de comprar activos hipotecarios ilíquidos bajo el llamado Programa de Alivio de Activos en Problemas (Tarp, por sus siglas en inglés).

"Nuestra evaluación en este momento es que esta no es la forma más efectiva de usar los fondos del Tarp, pero continuaremos examinando si alguna forma focalizada de compras de activos puede jugar un papel útil, en relación con otros usos potenciales de los recursos del Tarp", dijo Paulson.

Cuando el Tesoro estaba tratando de convencer al Congreso para que aprobara el plan de rescate de 700.000 millones de dólares, inicialmente lo promocionó como un vehículo para comprar activos hipotecarios ilíquidos a los bancos y otras instituciones, a fin de amortiguar pérdidas potenciales.

Pero rápidamente se hizo evidente que establecer tales compras requeriría tiempo, y el Tesoro optó por el método más veloz de inyectar capitales directamente a los bancos, comprando acciones preferenciales. El Tesoro asignó hasta ahora 250.000 millones de dólares del fondo para esas compras.

Paulson dijo que evalúa un segundo programa que ofrecería inversiones gubernamentales que igualarían las inversiones privadas en recaudación de capitales. "Al desarrollar un potencial programa equiparable, también consideraremos las necesidades de capital de las instituciones financieras no bancarias no elegibles para el actual programa de capital", explicó.

Acotó que se necesitaba respaldo para los mercados que titulizan crédito fuera del sistema bancario para productos como créditos para la compra de autos, tarjetas de crédito y préstamos a estudiantes.

Estímulos. El Tesoro y la Reserva Federal exploran el desarrollo de una potencial facilidad de liquidez para valores de alta calificación respaldados por activos. "Estamos analizando la forma de usar posiblemente el Tarp para alentar a que los inversores regresen a este mercado en problemas, ofreciéndoles acceso al financiamiento federal mientras se protege la inversión de los contribuyentes", dijo Paulson.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario