Economía

Dos ministros representarán a Santa Fe en la reunión de Macri con los gobernadores

Por cuestiones médicas tampoco asistirá el vicegobernador Carlos Fascendini, razón por la cual Pablo Farías (Gobierno) y Gonzalo Saglione (Economía) estarán frente al presidente.

Martes 11 de Septiembre de 2018

Finalmente, los ministros de Gobierno y de Economía, Pablo Farías y Gonzalo Saglione, respectivamente, representarán a Santa Fe en la reunión que el presidente Mauricio Macri mantendrá hoy con al menos 20 mandatarios provinciales para intentar cerrar el proyecto de presupuesto nacional 2019. Es que, a la ya adelantada ausencia del jefe de la Casa Gris, Miguel Lifschitz, por un viaje a Estados Unidos, se sumó la de su vice Carlos Fascendini por consultas médicas pautadas con anterioridad.


En rigor, tampoco estarán presentes en Balcarce 50 los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet (también viaja a EEUU por una actividad programada hace tiempo); de Santa Cruz, Alicia Kirchner (enviará a su vice Pablo González), y de La Pampa, Carlos Verna (por temas vinculados a su salud).

Pese al convite de la Casa Rosada, Lifschitz no modificó su agenda semanal y anoche embarcó en un vuelo a California, donde participará hoy y mañana de un nuevo encuentro de la Coalición Under2. En ese marco, asumirá la presidencia de la organización en la región de América latina (ver aparte).

De inmediato, Fascendini picó en punta para participar del encuentro con Macri, pero el vicegobernador comunicó el fin de semana que no lo haría por compromisos médicos contraídos con anterioridad. Entonces, la representación santafesina terminó recayendo sobre Farías y Saglione.

Lifschitz viene de restarle públicamente aval político al achique fiscal que plantea la administración de Cambiemos. En ese sentido, el socialista enfatizó: "Los mandatarios provinciales somos autónomos y, en mi caso, falta un trecho para la foto con el gobierno. Hay una intención de hacernos socios del ajuste".

Pero la cumbre a realizar, a partir de las 17, en la Rosada tendrá otras tres ausencias en la fila de los gobernadores, con distintas motivaciones. El entrerriano Bordet, enrolado en el peronismo amigable, también tenía pautado un viaje a Estado Unidos, mientras que Kirchner, quien últimamente evita confrontar abiertamente con Macri, delegó en su vice la presencia santacruceña en la reunión.

El pampeano Verna, uno de los gobernadores más críticos de las políticas macristas, acaba de anunciar que padece un cáncer y que comenzará un tratamiento. Asistirá a la reunión previa —a las 10— en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) con los demás mandatarios provinciales opositores, pero no será de la partida en el encuentro con el jefe del Estado por tener, a las 16.30, una junta médica con los profesionales que le hicieron el diagnóstico.

Si bien el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, confirmó el domingo su presencia en la reunión con Macri, en su entorno la supeditaron a la evolución del encuentro previo con sus pares en el CFI (a la que concurrirán Farías y Saglione). Por lo pronto, el puntano preparó el terreno al afirmar que Macri "es un chambón" que "no puede arreglar el país".

Hasta anoche, en la administración santafesina seguían aguardando la llegada de un borrador con las propuestas para los recortes que encararía cada jurisdicción, en el marco del ajuste pretendido por la Nación para reducir el déficit, y las eventuales compensaciones que obtendrían.

"No hay nada, ni si quiera un esbozo de lo que quiere el presidente. La única información que tenemos es la poca que pudo obtener Saglione la semana pasada", deslizó a La Capital una fuente socialista. Aludió, de ese modo, a la reunión que el ministro del Interior nacional, Rogelio Frigerio, mantuvo con los titulares de Hacienda y de Economía provinciales.

El objetivo

Macri pretende conseguir un fuerte respaldo político que le permita encarar con mayor tranquilidad la última parte del año, tras la turbulenta corrida cambiaria iniciada en abril que llevó al dólar hasta un máximo de 40 pesos. Y aspira a que las provincias aporten unos 100.000 millones de pesos al ajuste fiscal.

Por eso, la agenda de temas oficial incluiría la eliminación del fondo sojero (concretado por decreto) y la transferencia a las provincias de los subsidios al transporte de pasajeros.

El viernes, la Nación finalmente frenó la transferencia de la tarifa social de la luz (también planteada por decreto), a modo de guiño a los gobernadores.

Como compensación, los mandatarios provinciales quieren detener la baja del impuesto a los sellos y subir la alícuota a los bienes personales radicados en el exterior (podrían ingresar unos 750 millones de dólares extra, suma similar a la que repartía el fondo sojero hasta agosto).

Los gobernadores también buscan frenar la rebaja de Ingresos Brutos, algo que está contemplado en el pacto fiscal y que en la Rosada podrían aceptar para facilitar el acuerdo por el presupuesto.

Además de Macri, serán anfitriones Frigerio y el ministro de Economía nacional, Nicolás Dujovne. El Ejecutivo anhela que el presupuesto ingrese el viernes próximo a Diputados.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario