Economía

Dos de cada tres pobres viven en países de renta media

La ONU dijo que el concepto tradicional de pobreza resulta obsoleto y etiquetar a países es una simplificación.

Domingo 14 de Julio de 2019

El concepto tradicional de pobreza resulta obsoleto. Esa es la principal conclusión del nuevo Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Iniciativa sobre Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (Ophi, en inglés) según el cual, de los 1.300 millones de personas que viven en situación de pobreza, más de dos terceras partes están en países de renta media.

Según los autores del informe, los nuevos datos demuestran con mayor claridad que etiquetar a los países, incluso a los hogares, como ricos y pobres conlleva una simplificación excesiva, puesto que se constatan grandes desigualdades entre países y entre quienes se encuentran en situación de pobreza.

El IPM de 2019 analiza la pobreza en 101 países y 1.119 regiones a nivel subnacional y abarca al 76% de la población mundial. Lo hace identificando múltiples carencias a nivel de los hogares y las personas en los ámbitos de la salud, la educación y el nivel de vida, y no en función de los ingresos, como ocurre con otras herramientas que miden la pobreza.

Según dicho análisis, en el mundo hay más de 1.300 millones de personas que viven en situación de pobreza _el 23,1% del total_, de los que la mitad son menores de 18 años y un tercio son menores de 10 años. Así pues, a nivel mundial, uno de cada tres menores de edad es pobre comparado con uno de cada seis adultos.

Dentro del total, 886 millones de pobres viven en países de renta media y 440 millones en países de renta baja, si bien en ambos casos se constata que los promedios a nivel nacional pueden ocultar una enorme desigualdad en los patrones de pobreza de un país.

Por ejemplo, en el caso de Uganda, el 55% de la población experimenta pobreza multidimensional, un dato similar a la media de los países del África Subsahariana. Sin embargo, su capital, Kampala, tiene un IPM del 6%, mientras que en la región de Karamoja el índice se dispara hasta el 96%.

“Para combatir la pobreza necesitamos saber dónde viven las personas pobres. No están distribuidas uniformemente en cada país, ni siquiera dentro de los hogares”, ha destacado el administrador del PNUD, Achim Steiner, subrayando que este documento “ofrece la información detallada que necesitan los responsables políticos para elaborar políticas mejor dirigidas y más efectivas”.

Asimismo, también se detectan desigualdades incluso dentro de un mismo hogar. En el caso del sur de Asia, cerca de una cuarta parte de los niños menores de 5 años viven en hogares en los que hay al menos un menor desnutrido y otro que no lo está.

“Necesitamos entender las diferentes maneras en las que las personas experimentan las carencias asociadas a la pobreza multidimensional, e incluso, las diferencias que se dan entre las personas que viven en la pobreza. ¿Están desnutridas? ¿Pueden ir a la escuela? Sólo entonces podrán ser eficientes y eficaces las políticas de reducción de la pobreza”, ha resaltado el director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD, Pedro Conceiçao.

La nota positiva del informe la pone el hecho de que se ha detectado que los más rezagados son los que más rápido están progresando. “Estudiamos los datos de un grupo de diez países de renta media y baja y obtuvimos resultados esperanzadores, ya que el 40% más pobre de la población ha avanzado más rápido que el resto”, ha destacado la directora de Ophi, Sabina Alkire.

Los diez países analizados son Perú (renta media-alta); Bangladesh, Camboya, India, Nigeria, Pakistán y Vietnam (media-baja); y República Democrática del Congo, Etiopía y Haití (baja). En total, cuentan con una población de 2.000 millones de personas, de las cuales 270 millones salieron de la pobreza multidimensional en el tiempo transcurrido entre las dos encuestas comparadas.

Esta mejoría, según explicaron los autores del índice, se debe fundamentalmente al progreso en el sur de Asia, puesto que en India había 271 millones menos de pobres en 2016 que una década antes, mientras que en Bangladesh entre 2004 y 2014 el número de pobres disminuyó en 19 millones.

Alemania: un mundo de prestaciones

Menos de la mitad de las personas que viven en Alemania viven de su propio trabajo, se desprende de un estudio dado a conocer esta semana.

De acuerdo a los resultados más recientes de un microcenso del año 2018, el 47%de la población se ganaba la vida mayoritariamente con su propio trabajo el año pasado. Los otros dos grandes grupos son los pensionados y jubilados (22%) y los familiares mantenidos (24%). Aproximadamente un 7% de la población vive de prestaciones sociales y apenas un uno por ciento puede vivir de las ganancias producidas por su patrimonio, según dio a conocer la Oficina Federal de Estadísticas.

No obstante, las autoridades subrayaron que en total, la cifra de los que viven de su propio empleo creció, dado que en el 2000 sólo el 41% se ganaba la vida por sus propios medios y un 30% vivía de los ingresos de sus familiares.

Debido a las estructuras etarias diferentes, en el este de Alemania viven claramente más personas de las jubilaciones y pensiones: un 27%, en comparación al 21% en el oeste. El mayor porcentaje de personas que vive de su empleo se encuentra en Hamburgo ye en Baviera se registró la cifra más baja de los que viven de prestaciones sociales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario