Economía

Dólar: ¿veranito o estabilidad?

Informes recientes de Economía & Regiones y Ecolatina analizan la coyuntura económica. Los pronósticos.

Domingo 20 de Enero de 2019

El dólar bajó 0,90 peso entre el 27 de diciembre y el 11 de enero. Al menos hasta mediados de la semana pasada, día en que la demanda de divisas se despertó, la conducción económica podía una exhibir estabilidad cambiaria que no se experimentaba desde el último acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El veranito fue acompañado por una gradual reducción de las tasas de referencia de Leliq y del riesgo país, a partir del ingreso de fondos para comprar los alicaídos bonos de deuda argentinos.

Los economistas se dividen a la hora de pronosticar la continuidad o no de esta tendencia, que además depende mucho de factores externos. La consultora Economía & Regiones, que dirige Diego Giacomini, se encuentra entre los escépticos. Explicó que la reducción del tipo de cambio es impulsada por una "suba estacional de la demanda de dinero" que es "característica de este período del año".

"Este abaratamiento del dólar no es una tendencia firme que vino para quedarse", asevera contundente este centro de estudios. Su argumento es que "el actual plan monetario no goza de credibilidad". Si la tuviera, dice, el dólar "habría bajado bruscamente hacia la banda de $ 34 en septiembre y octubre". Eso hubiera significado, según esa óptica, que "los agentes vendieron dólares para volcarlos a la economía real y que no habría habido riesgos en bajar la tasa".

Pero, opinó, los agentes individuales "no creen en el plan porque en un modelo de expectativas racinales, la expectativas de inflación están atados a la emisión futura, y la emisión futura está atada a las Leliq, cque crecen 5 por ciento mensual". En esa línea de razonamiento, si la expectativa inflacionaria crece, cae la demanda de dinero, "y así surge el riesgo de un nuevo round de corrida cambiaria".

Cuándo y cómo sucedería, es difícil saberlo, pero los estudiosos de E&R instan a "monitorear los depósitos privados en pesos", ya que entienden, sería "ahí donde se materializaría la caída de la demanda de dólares".

Para E&R, que el dólar fluctúe en 38 pesos desde hace cuatro meses "con una demanda de dinero estacional elevada" no es una tendencia que permita pensar en una prolongada estabilidad.

En este escenario, advierte, la inflación 2019 "sería más parecida" a la de 2018, que "lo que el gobierno y sus socios del REM (relevamiento de expectativas del Banco Central) proyectan".

Como muchos economistas, los de economía & Regiones, sostienen que el gobierno nacional apostará todas sus fichas a atrasar el dólar en el año electoral. "Es la máxima preocupación del gobierno para 2019", dicen. Pero al mismo tiempo expresa sus prevenciones respecto de que las aspiraciones se concreten. Por un lado, porque estiman que los "drivers" a los que apuesta el gobierno para sostener esta pax, como es el caso de las exportaciones, se desempeñarán en forma menos expansiva de lo que se prevé. Y, como consecuencia, no alcanzarán para compensar la caída del resto de las variables, a raíz de la recesión.

El peso de la deuda

El dólar, la deuda, la salida de capitales, la falta de dinamismo de la economía, alimentan las tensiones que anidan frente a la aparente pax cambiaria.

La consultora Ecolatina expuso, por casos, los números de la deuda, que habria cerrado 2018 por encima de u$s 320 mil millones. El pago de intereses repará a 3,6 por ciento del PBI este año, pese al enorme esfuerzo en reducicón del gasto fical primario.

"Durante 2019, como resultado de la ambiciosa meta fiscal acordada con el Fondo, el gasto primario tendrá una fuerte caída en el orden del 12 por ciento interanual en términos reales, pero a la par el pago de intereses se dispararía y marcaría un alza del 13 por ciento interanual luego de deflactar por la suba de precios", indicó.

Así, el pago de intereses sobre el PBI trepará de 3,1 por ciento el año pasado a 3,6 por ciento en 2019. De este modo, más que duplicará el valor heredado ya que en 2015, dicho cociente se ubicó en 1,3 por ciento.

Esto a pesar de que el gasto primario caerá desde 24 por ciento del PBI en 2015 a 19 por ciento este año, 3 puntos porcentuales del producto más bajos que en 2015.

A su vez, el ratio de deuda "relevante", aquella que sólo contempla pasivos en manos del sector privado y organismo multilaterales, saltó de 45 por ciento del PBI a mitad de año a 58 por ciento a fines de septiembre, alcanzando u$s 187.000 millones.

Para E&R, el cumplimiento de la meta de déficit fiscal de 2018 (-2,3 por ciento del PBI) no es suficiente para volver a acceder a los mercados voluntarios de deuda y no garantiza la sustentabilidad de la deuda.

Argentina creció 0,4 por ciento promedio entre 2013 y 2017, y la deuda pública creció desde el 2015 un 81 por ciento. "Su stock ya alcanza el 95,4 por ciento del PBI", subrayó. Por eso, asegura, necesitaría un superávit primario de entre 3 por ciento y 3,5 por ciento del PBI "para que su deuda sea pagable y se vuelva al mercado de deuda".

Con la foto fiscal de 2018, se necesitan 5,5 puntos más del producto en ajuste. Es un recorte equivalente a "todo el gaso en educación en un año". Por eso según E&R, el cumplimiento de la meta fiscal de 2018 "sirve de muy poco". Los mercados entienden lo mismo, "por eso el riesgo país está cerca de 750 puntos".

Al observar el camino del ajuste, los economistas de la consultora aclaran que en buena medida la meta se cumplió por los nuevos impuestos. Desde el del gasto, hacen una cuenta interesante: "Los subsidios al transporte y energía correspondían al 107 por ciento del deficit fiscal". Pero luego de tres años, deuda mediante, y a pesar de un aumento del 3.000 por ciento en el gas, del 2.500 por ciento en electricidad y del 100 por ciento en el transporte, "el peso de los subsidios económicos, aunque se redujo, sigue siendo el 113 por ciento del déficit fiscal".

En el mientras tanto, los tarifazos generaron una caida en el consumo y potenciaron la inflación. "La economía está pagando el costo del aumento de las tarifas sin haber solucionado el problema de fondo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});