Economía

Dictan la conciliación obligatoria en el conflicto por despidos en Unilever

El Ministerio de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria por quince días en el conflicto por los 65 despidos en la empresa Unilever de Villa Gobernador Gálvez y le hizo pisar el freno a la empresa que debió interrumpir la emisión de los telegramas, la mayoría de los cuales ya habían llegado a los hogares de los trabajadores.

Miércoles 25 de Octubre de 2017

El Ministerio de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria por quince días en el conflicto por los 65 despidos en la empresa Unilever de Villa Gobernador Gálvez y le hizo pisar el freno a la empresa que debió interrumpir la emisión de los telegramas, la mayoría de los cuales ya habían llegado a los hogares de los trabajadores. "Fueron seleccionados en forma aleatoria en lo que sería una mera reducción de personal y de costos laborales", según indicaron fuentes gremiales.

Ayer se realizó una audiencia en la sede de la cartera laboral en la que la patronal no mostró, según observaron desde el gremio de jaboneros, intenciones de renunciar a su pretensión de "reestructurar e incorporar tecnología", en pos de una mayor "productividad y competitividad".

Durante los próximos quince días, las negociaciones entre el sindicato y la empresa se darán "con los empleados adentro de la planta", que desde el sábado permanecía cerrada y que hoy reabre sus puertas a partir de las 6 de la mañana.

El último turno del sábado pasado terminó a las 22. El domingo, la empresa alertó a los trabajadores que no fueran a trabajar porque "había un virus dentro de un producto y a tal efecto se debía hacer una desinfección, algo que jamás había ocurrido. Y también avisó que no se preocupen, que tenían el día justificado. El lunes tampoco pudieron ingresar por ese motivo", comentó Andrés Quisama, secretario adjunto del Sindicato de Jaboneros en Villa Gobernador Gálvez, quien interpreta lo ocurrido como una maniobra de la multinacional para lo que vendría después.

Por la tarde, el gerente de recursos humanos que funciona en Buenos Aires, Rafael Wulfsohn, convocó a los representantes gremiales a una reunión en un bar y les comunicó la decisión de la empresa de despedir a 65 de los 280 trabajadores que tiene en la fábrica de jabones de tocador de Villa Gobernador Gálvez. Tras una asamblea, los empleados montaron guardia fuera de la planta, vigilados por la policía y por Gendarmería, mientras el gremio gestionaba la intervención de la cartera laboral", concluyó Quisama.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario