Economía

Devaluación de doble filo: balances industriales reflejan el deterioro financiero

Un informe del Ieral sobre los resultados del tercer trimestre concluyó que la licuación de costos de venta se perdió con la suba de la tasa.

Martes 20 de Noviembre de 2018

Los balances industriales del tercer trimestre reflejan el deterioro en las condiciones financieras, aunque no todavía el impacto de la recesión.

Así lo refleja el último informe de coyuntura de Ieral Fundación Mediterránea,elaborado por Joaquín Berro Madero. El estudio indica que para un panel fijo de 17 empresas vinculadas a la actividad industrial, las ventas crecieron 36 por ciento en forma interanual en el tercer trimestre y los costos de venta 18,8 por ciento, engrosando el margen operativo. De todos modos, "la rentabilidad neta volvió a mostrar un saldo negativo por segundo trimestre consecutivo", aseguró.

Berro Madero aseguró que este fenómeno "obedece a un incremento geométrico en los costos financieros: pasan de representar 5,6 por ciento del total facturado entre 2016 y principios de 2018, a devengar el 43,6 por ciento del total facturado durante en el tercer trimestre".

El estudio hizo un repaso de los balances de empresas vinculadas a la actividad industrial para el tercer trimestre del año, que se presentaron durante la segunda semana de noviembre en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

En este período, "se observó una desaceleración en el ritmo de crecimiento de las ventas, como también en la variación de los costos de venta", indicó el informe y señaló que "este proceso provocó un incremento en el margen bruto de este conjunto de firmas".

Sin embargo, "la rentabilidad permaneció en terreno negativo producto del notable incremento de los costos financieros".

En este contexto, los datos reflejan que, en promedio, las firmas "fueron sorprendidas" sin mayor cobertura frente a la crisis debido a que en el tercer trimestre se expresó en una suba simultánea de dólar y tasas de interés. "El impacto de la recesión, en cambio, recién se reflejará con nitidez en los datos del cuarto trimestre", aseguró el especialista de Ieral.

El informe repasó un panel fijo de 17 balances de empresas de primera línea, que remiten sus libros contables a la Bolsa de Buenos Aires y, a su vez, están vinculadas con la actividad industrial. Dentro de este conjunto conviven una amplia gama de sectores como el alimenticio, el cementero, el metalmecánico y siderúrgico. Para tener una magnitud del universo analizado, la facturación anual de este panel fijo de empresas al tercer trimestre de 2018 acumulo más de 164,8 mil millones de pesos.

Así, durante el tercer trimestre del año, el nivel de facturación de las firmas industriales creció 36 por ciento en forma interanual, dato que compara con el 44,9 por ciento verificado el trimestre anterior. "Si bien fue una desaceleración significativa, los costos de venta también se desaceleraron, pasando de 33 por ciento a 18,8 por ciento en el mismo lapso", reiteró Berro Madero.

Este fenómeno, "dio lugar a un incremento llamativo del resultado operativo de las firmas industriales, que creció 169,1 por ciento (durante el segundo trimestre lo había hecho 206,4 por ciento)".

Pero el cociente entre costos de venta y facturación experimentó una sustantiva baja este año, pasando de 71,9 por ciento promedio en 2017 a un piso para la serie (desde 2012) en el tercer trimestre de 2018: 61,4 por ciento.

En este sentido, la menor incidencia de costos dio lugar a una mejora sustancial en el margen operativo industrial. Este incremento de "caja" de las empresas industriales se refleja en el indicador de resultado operativo sobre facturación. Esto es, el cociente entre resultado operativo y facturación pasó de 18,8 por ciento en el segundo trimestre de 2018 a 21 por ciento a/a el trimestre pasado; guarismos muy superiores a los verificados en idénticos trimestres del año pasado: 8,9 por ciento y 10,6 por ciento para la misma muestra de empresas.

Sin embargo, "el mayor volumen de caja no se tradujo en mayores ganancias; muy por el contrario, el balance agregado arrojó resultado neto negativo", explicó el informe.

Tasa demencial

Esto obedeció, "principalmente, a un incremento exponencial de los costos financieros".

En este contexto, la rentabilidad neta de las empresas industriales pasó de acumular ganancias por 3,8 mil millones de pesos durante el primer trimestre del año, a perdidas por $ 4,6 y $1,2 mil millones en el segundo y tercer trimestre 2018 respectivamente.

Así las cosas, "el cociente entre la rentabilidad neta y la facturación, pasó de 10,1 por ciento en el primer trimestre a -10,5 por ciento y -2,5 por ciento en los dos períodos siguientes", detalló Berro Madero. Este fenómeno de margen operativo amplio y pérdidas netas se explica principalmente por la suba de los costos financieros.

Para analizar este fenómeno se seleccionó (por disponibilidad de datos) un subconjunto de 14 empresas comprendidas en el panel fijo original. En este sentido, los costos financieros pasaron de crecer 4 por ciento interanual en el último trimestre de 2017, a 659 por ciento interanual en el tercer trimestre de 2018. Así, pasaron de representar 5,6 por ciento promedio del total facturado entre el segundo trimestre de 2016 y el primer trimestre del corriente año. A partir de allí, el ratio saltó a 14,1 por ciento en el tercer trimestre y, ya en el tercero, alcanzó un pico de 43,6 por ciento.

En suma, "el tercer trimestre marcó la incidencia de la suma de tasas y del dólar en la ecuación financiera de las empresas industriales; aunque todavía no refleja en forma plena el impacto de la caída en el nivel de actividad económica, ya que la facturación todavía crecía en torno a la variación de precios", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});