deuda

Deuda: Guzmán ve avances y bonistas piden "más acción"

El gobierno incumplió ayer el pago de un bono, luego de extender la fecha de negociación con los acreedores. El mercado ve un acuerdo.

Sábado 23 de Mayo de 2020

Con la extensión del plazo de negociación hasta el próximo 2 de junio, el gobierno y los acreedores entraron en una nueva fase de la pulseada por la reestructuración de la deuda externa. El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el diálogo tomó "un curso positivo", mientras que desde el otro lado levantaron la apuesta. Uno de los grupos que agrupan a los bonistas pidió "más acción" y reclamó un diálogo "directo e inmediato entre las partes".

El Ministerio de Economía oficializó ayer la extensión del plazo para renegociar los u$s 66.300 millones de títulos de deuda emitidos bajo legislación extranjera, con el objetivo de continuar el diálogo con los acreedores en búsqueda de un acuerdo. Los hizo a través de la resolución 243 publicada en el Boletín Oficial, que prorrogó también la fecha de anuncio de los resultados de la invitación a canjear para el 3 de junio.

Esta es la segunda ampliación dispuesta por el gobierno argentino, ya que el primer plazo había sido fijado para el 8 de mayo pasado y se extendió luego hasta el 22.

Ayer venció el período de gracia para pagar u$s 503 millones de un vencimiento del 22 de abril último, de modo que la Argentina entró en una suerte de "short default" mientras negocia con los bonistas. El ministro de Economía, Martín Guzmán, expresó que la extensión del plazo permitirá "continuar las discusiones constructivas" y consideró que el curso de las negociaciones es "positivo". Si bien aclaró que "todavía hay una distancia importante que recorrer" también subrayó que "todos los lados permanecen en la mesa para encontrar una solución".

La semana pasada, los tres grupos de acreedores más grandes presentaran sus contraofertas que denotaron un acercamiento con la posición oficial. Guzmán explicó que este tiempo extra "brinda flexibilidad en caso de que la República decida realizar modificaciones" a su propuesta para asegurar un "acuerdo sostenible".

El ministro reconoció que el pago de u$s 503 millones que se no se realizó ayer "también forma parte de estas discusiones".

El funcionario se mostró confiado en que todas las partes estarán " a la altura de las circunstancias", ya que "hay un reconocimiento compartido de que cuanto antes se resuelva el problema de la deuda insostenible de Argentina, mejor será para todos los lados, y para la estabilidad de la región".

El grupo de acreedores que representa además de Blackrock, a los fondos T Rowe y Amundi celebró ayer la decisión del gobierno de posponer plazos. Pero también alertó que "las acciones hablan más que las palabras" y reclamó "una discusión directa e inmediata entre las partes".

Ciertos analistas interpretaron la alusión al diálogo directo como una forma de decir que los acreedores "ya no quieren hablar con Guzmán", a quien considerarían como un "dogmático". Desde Economía quitaron entidad a esas especulaciones y las vincularon a una estrategia de presión.

De hecho, Blackrock dejó trascender que había flexibilizado su postura. También Hans Humes, el representante del fondo Gramercy, se mostró contemporizador, al señalar que veía "un amplio deseo de una resolución constructiva" para alcanzar un acuerdo en la negociación".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario