Economía

Deuda: economistas del mundo debaten cómo zafar de los buitres

El fallo de Griesa disparó una discusión en el sistema financiero internacional sobre las reestructuraciones de pasivos. El Nobel Nouriel Roubini y la ex vice del FMI Anne Krueger advirtieron sobre los riesgos...

Lunes 10 de Diciembre de 2012

El reciente fallo del juez estadounidense Thomas Griesa, que obliga a pagar a los fondos buitres a costa de los bonistas que ingresaron a los canjes de deuda que hizo Argentina en 2005 y 2010, y que se encuentra frenado en la Corte de Apelaciones de Nueva York hasta la definición del caso, generó una polémica a nivel mundial sobre los mecanismos de solución vigentes para los países en crisis que encaran procesos de reestructuración.

Esta polémica involucra una pelea sin antecedentes entre grandes fondos de riesgo, donde por un lado están los buitre, que litigan por el 100 por ciento, y por otro los "hedge funds", que compran a precios ganga, en el piso de las cotizaciones, pero luego adscriben a los canjes. También comprende a expertos en finanzas mundiales que cruzan los dichos de los juristas de Estados Unidos.

El gurú de los economistas del momento, el premio Nobel Nouriel Roubini, reconocido por haber anticipado la crisis de las hipotecas subprime de 2008, se sumó a las voces de expertos del sistema financiero internacional que se mostraron en contra de la actitud que tomó Griesa.

El magistrado consideró que se violó el tratamiento igualitario a los acreedores (el pari passu) y dispuso la obligación de pagarles a los fondos buitres el 100 por ciento de los adeudado, con fondos que pertenecen a quienes ingresaron al canje de la deuda de 2005 y 2010.

Otra de las voces es nada menos que la de Anne Krueger, la ex numero dos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y bautizada por los argentinos como "la dama de hierro", que padecieron los sucesivos gobiernos de la Alianza, de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner.

En declaraciones recientes publicadas en el diario "Financial Times", Krueger consideró que "a menos que se revoque este fallo, se abrirá una caja de Pandora que habrá que arreglar de alguna manera". En 201 propuso un nuevo sistema para las reestructuraciones soberanas advirtiendo problemas en el mecanismo actual en 2001, y su idea fue desechada por el ex presidente estadounidense George Bush.

En consecuencia, prosperaron las aplicaciones de las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC, por sus siglas en inglés), acerca de la utilización de mayorías en los contratos, lo que resultó una "concesión" de los fondos y bancos de inversión a los gobiernos desarrollados, que impulsaron su aplicación a través del G-7.

Con estas mayorías, que fueron utilizadas en un primer momento en México y luego por la Argentina recién con los nuevos bonos de 2005 y 2010, los gobiernos podían forzar a quienes rechazaban una oferta de canje. Recientemente, se usaron para obligar al 100 por ciento de los acreedores griegos a ingresar a la oferta, en el tramo de deuda de legislación local (quedaron entre 6.000 millones y 8.000 millones de dólares en holdouts con legislación extranjera).

Pero, para Roubini, la aplicación de las CAC no le pone punto final al problema de los fondos buitres. Aquí se suman voces de abogados, que advierten que aún con el uso de las CAC un fondo buitre podría reunir la mayoría de una serie de emisión de deuda y frenar un proceso de reestructuración soberano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario