Economía

Desafío: tasas positivas sin ahogar la producción

Tras décadas de desconfianza de los inversores en el peso producto de los altos índices de inflación, las fuertes devaluaciones y la recesión de los últimos años, "el próximo gobierno deberá apostar a lograr una tasa de interés real que tendría que ser claramente positiva pero, al mismo tiempo, no debería ahogar al entramado productivo", señaló ayer la consultora Ecolatina.

Lunes 05 de Agosto de 2019

Tras décadas de desconfianza de los inversores en el peso producto de los altos índices de inflación, las fuertes devaluaciones y la recesión de los últimos años, "el próximo gobierno deberá apostar a lograr una tasa de interés real que tendría que ser claramente positiva pero, al mismo tiempo, no debería ahogar al entramado productivo", señaló ayer la consultora Ecolatina.

"El próximo gobierno deberá buscar un equilibrio que pocas veces se encontró en los últimos 30 años. La Argentina necesita confiar en su moneda y, para eso, deberá generar incentivos. Es decir: no debería caer en la tasa real de 6,1 por ciento promedio de la convertibilidad ni en el -7,2 por ciento del periodo 2003-2019", destacó.

Asimismo, Ecolatina resaltó que "encontrar ese equilibrio es tan necesario como complejo, especialmente para un país más acostumbrado a virar de extremo a extremo que a la sintonía fina".

En ese marco, la consultora indicó que la tasa de interés real de julio pasado, usando la inflación que arroja el IPC Ecolatina (2,4 por ciento), fue cercana al 11 por ciento anualizada y creciendo en relación al 9 por ciento de junio, al 5 por ciento de mayo o al -3 por ciento de abril.

Señaló que, en la medida en que la inflación vaya desacelerando, es probable que la tasa real continúe creciendo. Y agregó que recién bajaría de forma significativa luego de las elecciones y sólo si el mercado cree en el equipo económico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario