Economía

Déficit cero: Alberto podría "heredar" el incumplimiento

PreciosLas cuentas fiscales del sector público nacional cerrarían con un déficit primario de 0,93 por ciento.

Viernes 01 de Noviembre de 2019

Las cuentas fiscales del sector público nacional cerrarían con un déficit primario de 0,93% del Producto Bruto Interno (PBI), de acuerdo a las estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). De esta forma, se incumpliría el acuerdo firmado por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque este fracaso sería “anotado” en la cuenta del gobierno entrante ya que, según el e centro de estudios, el grueso del rojo se concentrará en diciembre.

El Iaraf recordó que la situación fiscal del sector público no financiero trascurrió la primera mitad del 2019 acorde con las metas fijadas por el Fondo. Pero el impacto negativo de la crisis de actividad económica sobre los recursos tributarios y la expansión del gasto ordenada luego de las elecciones primarias, comenzaron a erosionar esa situación.

Así, si bien se acumuló un superávit primario de $ 22.892 millones a septiembre (0,11% del PBI), la situación tiende a cambiar en el último trimestre del año. Por ejemplo, el Iaraf calculó que para cumplir la meta con el Fondo, los ingresos tributarios, que crecieron un 45,7% nominal en el acumulado enero a septiembre, deberían acelerarse al 56,3%.

Sin embargo, un escenario más probable “consideraría una menor velocidad de crecimiento para los recursos”, señala en centro de estudios. De ese modo, agregó, “aun manteniendo los escenarios oficiales para los diferentes rubros del gasto, el resultado primario anual para 2019 equivaldría a un déficit del 0,93% del PBI”.

El punto que señala el Iaraf es que, históricamente, diciembre es el mes en que se concentran gastos superiores a los habituales. Esto es porque en ese período se concentran los aguinaldos, refuerzos salariales y se completan ejecuciones presupuestarias que venían demoradas. En resumen, diciembre suele ser deficitario.

La particularidad de este año es que el 10 de diciembre cambian las autoridades que, en este caso, son de distinto color político. Un escenario “plausible” en este contexto, es que el gobierno “adelante” a noviembre ingresos no tributarios o de capital (FGS, Ansés, Banco Central) que en otras circunstancias se hubieran registrado en diciembre.

Esta “maniobra”, que podría involucrar recursos equivalentes al 0,2% del PBI, le permitiría a la administración saliente “cerrar” su año en noviembre, con un saldo primario positivo, mientras que la próximo administración debería enfrentar “todo el déficit del último año”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario