Economía

"Cuando hay buenas oportunidades aparece el capital"

Lo afirmó el presidente de Rosental Inversiones, la sociedad rosarina que juega en las ligas mayores.

Domingo 02 de Diciembre de 2018

"Cuando hay buenas oportunidades aparece el capital", dijo convencido Lisandro Rosental, el presidente de Rosental Inversiones, la sociedad de Bolsa rosarina que juega en las ligas mayores de negocios. Aunque no desconoce que 2018 fue un año de crisis, destacó la flexibilidad que mostraron los inversores. "Al argentino nunca le dio miedo cambiar rápidamente" dijo. Una consecuencia de ese cambio de escenario es que en los últimos meses "se vio algo que no venía pasando y es mucho manejo de liquidez a corto plazo", para aprovechar el escenario de altas tasas.

El joven empresario recordó que el grupo se enfocó hace 6 a 7 años en la sociedad de Bolsa. "Dejamos un poco de lado los proyectos piloto, y nos enfocamos 100% en lo que veníamos haciendo, en el motor de la compañía. Contratamos recursos, tecnología, todo lo que hace falta para profundizar y hacer más eficiente la operación y crecer en patrimonio administrado. Estamos convencidos de que hay que seguir apostando a este negocio", dijo.

-En términos de inversión ¿Qué está pasando hoy en Rosario?

-En real estate nosotros invertimos en Rosario y el área Metropolitana. Hoy el potencial de la zona sigue siendo enorme, desde lo logístico, lo agropecuario, lo residencial, por el déficit de vivienda. Obviamente no podemos alejarnos de lo que pasa en el país pero no imagino hacer otra cosa que no sea en Rosario un poco por cariño, historia y agradecimiento. Desde el punto de vista financiero, la ciudad fue una plaza que estaba alejada de Buenos Aires en productos, yprofundidad de mercado. Hoy se achicó mucho esa brecha y no hay diferencias. Es más, a las sociedades de Bolsa de Buenos Aires les cuesta entrar en este mercado porque el rosarino está muy identificado con las empresas locales.

-Hace algunos años las empresas se volcaron al mercado de capitales para financiar sus proyectos ¿Esto sigue así?

-Había un desconocimiento total de que el mercado de capitales te daba financiamiento. Se lo asociaba a un lugar para invertir la plata que sobraba o para comprar y vender acciones. Hubo que mostrar que no es un juego de riesgo, que se puede hacer lo mismo reemplazando un plazo fijo con opciones de renta fija, que pueden dar algunos puntos más de beneficio. Que se puede hacer un mix con un fideicomiso o algún título público, para mejorar la tasa. La segunda barrera a sortear fue la idea de que las empresas no podían aprovechar el mercado para conseguir fondos para capital de trabajo. En los últimos dos años se empezó a ver una tendencia muy fuerte de empresas que se financiaban en el mercado de capitales. Al principio lo hacía porque los bancos no le aumentaban las líneas. Después vieron que el mercado era más flexible, que podían usar productos más a largo plazo como fideicomisos u Obligaciones Negociables (ON). Fue una muy buena jugada lo de las SGR que universalizó esto para las pymes. Hoy, las tasas para pymes están por debajo de las bancarias en el mercado de capitales. Obviamente son momentos, a veces esto se da vuelta. Por eso decimos que "cuantas más puertas abiertas tengas para el cliente, mejor".

-¿Cómo fue este comportamiento de las empresas este año?

-Se vio algo que no venía pasando y es que hay mucho manejo de liquidez de corto plazo. No se veía antes. Hoy el dinero en cuenta corriente, por más que sea a una semana, rinde muchísimo. Empiezan a tener preponderancia las colocaciones cortas. Hay empresas grandes o pymes a las que les sobra plata y usan Lebac, Lecap, cauciones para productos cortos. Por eso, hay que tener variedad de productos. En nuestro caso, participamos con una SGR en forma activa y tenemos dos socios de Buenos Aires y uno en Córdoba. Adquirimos el porcentaje mayoritario en una empresa para hacer la valuación de empresas en emisiones de fideicomisos, ON.

-En las empresas rosarinas no hay costumbre de abrir su capital accionario o financiarse en el mercado de capitales. ¿Eso evolucionó? ¿Qué instrumentos prefieren?

-La parte de apertura de capital en términos accionarios es lo más lento que tiene el mercado argentino. Es raro, porque en el mundo se hace mucho. Cuando la empresa toma volumen, la forma de hacerla crecer ya no es más con plata ni con deuda, es invitando a nuevos socios a que inviertan en ella. Desde el punto de vista de la emisión de deuda ya existe. Hay una resistencia natural del empresario que está acostumbrado a descontar cheque en los bancos y le cuesta cambiar y abrir sus balances. Pero hay cosas que las empresas tienen que modificar.

-En este año de turbulencias ¿cree que el gobierno logró contener la crisis cambiaria? ¿2019 será más estable o más volátil?

-Los mercados son volátiles por naturaleza en el mundo. Las monedas se mueven todo el tiempo. Sólo que acá impacta más porque Argentina es más susceptible a los cambios. Pero también está la situación macro. Este es un año más complejo, pero hay que mirar para adelante. Si vas a invertir pensando si en marzo Argentina empieza a recuperarse en V o en L, mejor no inviertas. No veo la lógica de pensar así. Si uno mira hacia adelante, ve el desarrollo de Vaca Muerta y el campo, que es el motor número uno. Nunca vamos a estar exentos de variaciones. No me vuelve loco la coyuntura para la toma de decisiones hacia adelante.

-Los ahorristas buscan colocaciones de corto plazo para aprovechar tasas altas. ¿Esa dinámica seguirá?

-Al argentino nunca le dio miedo cambiar rápidamente de un lado al otro porque el contexto lo lleva. No somos Suiza. Hace 8 meses atrás la gente colocaba dinero en Lebacs a largo plazo porque quería aprovechar las tasas y después empezó a hacer colocaciones a menos de 30 días. Eso cambió en tres meses. La gente obra en consecuencia con lo que cree y ve en el día a día del mercado. La empresa que tenía excedentes financieros por las ventas colocaba fondos en largo plazo en el mercado de capitales. Eso cambió porque la venta mermó y empieza a necesitar reservas líquidas. Obviamente en este tiempo algo de capital de trabajo se perdió en el camino. Pero, cuando aparece una oportunidad, aparecen los inversores. No es que no hay inversores o que está todo mal. Cuando hay buenas oportunidades aparece el capital .

-En estos días Eduardo Costantini se quejó de que la crisis económica le hizo perder patrimonio a las empresas ¿Comparte esta reflexión?

-No puedo opinar sobre los dichos de Costantini. Lo que sí puedo decir es que las empresas que cotizan en Bolsa han visto una caída enorme en el valor que tenían hace 8 meses atrás, hablamos de caídas del 50 al 80%. Esto sin duda repercute en el patrimonio. Aquellos que no tienen intención de vender su empresa no miden diariamente cuánto vale, pero en el contexto actual todos sabemos que han bajado las valuaciones de cualquier empresa, cotice o no cotice en Bolsa. Todos queremos que nos vaya bien, ganar plata, pero para mí también es muy importante que la gente que trabaja con nosotros esté contenta. Por formación religiosa trato de ayudar a instituciones con una parte de las ganancias. No creo que el exitoso es al que le va bien o solo el que gana plata. También importa cómo la ganaste, con quien y qué hiciste en el camino.

Los planes para el mercado de real estate

En el negocio del real estate somos "naturalmente optimistas", dijo Lisandro Rosental y aseguró que siempre arrancan los proyectos "imaginando un escenario de tres a cinco años", lo que permite " tomar lo mejor y lo peor del ciclo".

"Cuando comenzamos con Condominios del Alto allá por 2006 nuestra visión fue crear una marca, y hoy estamos viendo los frutos".

"En todas las etapas tenés que tratar de ser sensato con las posibilidades que te da el mercado", dijo.

De cara al 2019 dijo que "uno espera que el año que viene sea bueno y que el campo traccione y la gente vuelva a invertir en ladrillos más de lo que hizo este año", dijo.

En el grupo, encararon la diversificación con distintos socios. "Condominios del Alto arrancó a raíz de una relación de mi padre con los dueños de Fundar y cada proyecto (son cuatro) va llevando el sello distintivo de esa la alianza", señaló. En el caso de Costavía, "es un proyecto que nos sorprendió por cómo viene traccionando", dijo. Allí se asociaron con Obring. "Pablo Gagliardo le puso la impronta fantástica para lo que es la zona de Pichincha".

Con el grupo Rossetti se asociaron para arrancar un barrio cerrado en Funes e incluso para replicar la experiencia del parque industrial de Pérez, donde ya vendieron el último lote. "Hay demanda para todo. Pero si a todo el mundo querés venderle departamentos de 100 metros cuadrados, el equivocado sos vos, no la gente que no te compra", sentenció.

Start up

Rosental dijo que en el país está creciendo muy rápido el mercado start up."Se empieza a ver ese mundo donde las ideas tienen un correlato con las ganas de invertir", dijo. Una experiencia propia del grupo en ese sentido fue el desarrollo de Dolaria, la plataforma de virtual de compra venta de divisas. "Va camino a tener la misma cantidad de operaciones, en un año de vida, que la agencia de cambios que está hace 20 años", dijo. "El entorno va cambiando", dijo Rosental y concluyó : "No va más eso de gané tanta plata en la empresa, la saco y me compro un departamento. La gente ahora mira su empresa, el futuro y como hacerla crecer".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});