Economía

Cristina reclamó a sindicatos que no "tomen de rehén a la sociedad"

La presidenta pidió bajar la conflictividad y envió un fuerte mensaje a Moyano. Se alineó con los empresarios para poner techo a las paritarias. Bajó el plan Recalde por ganancias.

Miércoles 11 de Mayo de 2011

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reclamó ayer a los gremios que bajen el nivel de conflicto y pongan sensatez en la discusión salarial, y pidió a los trabajadores "con empleo estable y formal" que no tomen de rehén "al resto de la sociedad". Dijo además que no cambiará el rumbo "por más que griten y amenacen" y, redondeando un mensaje que tuvo a Hugo Moyano como implícito pero claro destinatario, arengó: "Preferiría que en lugar de apoyarme tanto para que sea presidenta, me apoyen tratando de que las cosas puedan solucionarse sin demasiada conflictividad".

Rodeada de empresarios, durante un día cargado de reuniones con cámaras patronales, Cristina pegó ayer el grito más fuerte de guerra al secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) desde la muerte de Néstor Kirchner. No lo nombró, pero no dejó dudas sobre el destino de sus críticas. Al mismo tiempo que denunció la falta de "racionalidad" en la discusión salarial, sepultó el respaldo oficial al proyecto de Héctor Recalde, para fijar por ley un mecanismo de distribución de ganancias empresarias a los trabajadores.

En cambio, elogió públicamente el acuerdo entre la empresa Firestone y el sindicato del neumático, para negociar esa distribución directamente en las paritarias.

El jefe de ese gremio es a su vez dirigente de la facción oficialista de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), una suerte de "ala racional" de los sindicatos. La ocasión del discurso no fue menos gráfica: el anuncio del descubrimiento de un yacimiento potencial de petróleo en Loma de la Lata, Neuquén, por parte de la empresa YPF. Las petroleras fueron el blanco de la última medida de Camioneros.

Las declaraciones de Cristina apuntaron a Moyano, pero también a los gremios que desbordan su pauta salarial del 24 por ciento. "A veces veo que quienes tienen trabajo estable y registrado de repente amenazan al resto de la sociedad", dijo. El cegetista Juan Carlos Schmid protestó por el reto. Recordó que en seis años de negociaciones salariales nunca hicieron un paro general. De todos modos, dijo que "habrá que revisar algunos aspectos" de los reclamos salariales.

Los roces entre Cristina y Moyano vienen desde hace tiempo pero se agudizaron este año, por cuestiones judiciales y políticas. Pero, al mismo tiempo, la presidenta encuentra resistencia para trasladar a los gremios la pauta salarial que, paradójicamente, arrimó el jefe de la CGT.

En los próximos días podría recibir como parte de la ronda de diálogo intersectorial al jefe de la Uocra (Construcción), Gerardo Martínez, un eventual competidor de Moyano en la central obrera. El jefe de la CGT, se reunirá, por su lado, con su par de la UIA José Ignacio De Mendiguren.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario