Economía

Cristina inauguró la ronda de diálogo social y aclaró que "el modelo no se cambia"

En un extenso encuentro de más de tres horas en el primer piso del Hotel Patagonia de Río Gallegos, la jefa de Estado escuchó los reclamos de empresarios, industriales y sindicalistas.

Miércoles 21 de Agosto de 2013

La presidenta Cristina Kirchner inauguró hoy la llamada ronda de “diálogo social” y dejó entrever la voluntad de su gobierno de modificar el impuesto a las ganancias, pero se mostró tajante frente a empresarios, industriales y líderes sindicales en Río Gallegos, al afirmar que “el modelo no se cambia” más allá de lo que suceda en las elecciones de octubre.

En un extenso encuentro de más de tres horas en el primer piso del Hotel Patagonia de Río Gallegos, la jefa de Estado escuchó los reclamos de cada sector y brindó respuestas y explicaciones en una reunión calificada como “muy productiva” por la propia mandataria en una rueda de prensa.

“Pasamos revista a todos y cada uno de los puntos de vista, y el gobierno explicó los ”fundamentals” de la Argentina, que como reconoció el titular de la Cámara de la Construcción pueden compararse con los mejores del mundo”, sostuvo al retirarse de la reunión.

De este modo, el gobierno puso en marcha la llamada ronda de “diálogo social” que la misma Casa Rosada busca motorizar luego de su magra cosecha de votos en las recientes primarias: en esta ocasión, la presidenta analizó la coyuntura económica doméstica representantes de las principales cámaras empresarios e industriales y sindicalistas afines.

Dijo Cristina que fue “una reunión muy productiva que vamos a repetir más seguido” y admitió que “hay problemas y para ello vamos formar mesas sectoriales”.

Durante el encuentro, la Presidenta se mostró convencida de que el tipo de cambio es competitivo en la Argentina, mientras otros países de la región y del mundo están devaluando, y negó que exista un cepo cambiario, al esgrimir datos oficiales sobre la salida de turistas al exterior.

La rentabilidad de las economías regionales, para las cuales se pidieron facilidades impositivas y posibilidades crediticias para las pymes en general, también se incluyó en el temario, al tiempo que los banqueros pidieron que no se afecte el mercado de capitales en el caso de que, finalmente, se avance con un impuesto para gravar la renta financiera.

Empresarios y sindicalistas que participaron del encuentro, en el que se discutió incluso sobre el impuesto a las Ganancias, informaron que este mecanismo de reuniones continuará con el equipo económico del gobierno con encuentros periódicos cada 20 días o un mes.

De todos modos, la Presidenta se mantuvo firme en su postura: ratificó que “el modelo no se cambia pase lo que pase en las elecciones” legislativas del 27 de octubre próximo y “lo dijo en varias oportunidades”, aseguró el titular de la Came, Osvaldo Cornide, al término de las deliberaciones.

El secretario general de la CGT oficialista, Antonio Caló, por su parte, señaló que cada sector planteó a Cristina sus problemas específicos y “ella dio sus explicaciones”.

Impuesto a las ganancias

“Hay voluntad de solucionar” el reclamo sindical para que se actualicen los parámetros sobre los cuales se aplica el impuesto a las ganancias, remarcó el vicepresidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Eduardo Eurnekian, quien dijo que se trató de una “reunión positiva, con temario abierto”.

“Se escucharon todas las posiciones y se tocaron todos los temas”, dijo Eurnekian, al término de un encuentro del que también tomaron parte el ministro de Economía, Hernán Lorenzino; el número dos de la cartera, Axel Kiciloff; y la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont.

Concurrieron además, acompañando a Cristina, los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido; de Trabajo, Carlos Tomada; de Industria, Débora Giorgi; el administrador federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, entre otros funcionarios.

En la misma mesa de deliberaciones, estuvieron sentados este miércoles el presidente de la UIA, Héctor Méndez; sus colegas de ADEBA, Jorge Brito; de CAME, Cornide; de ADIMRA, Juan Carlos Lascurain; de Aeropuertos Argentina 2000, Eurnekian; de CGERA, Marcelo Fernández; y los líderes sindicales Caló, Ricardo Pignanelli y Gerardo Martínez (por la CGT Balcarce), Hugo Yasky y Pedro Wasiejko (ambos de la CTA oficialista).

En declaraciones a la prensa, Martínez, líder de la UOCRA, consideró que para recuperar lo que se perdería por Ganancias “no es tan solvente gravar la renta financiera” y opinó que “lo mejor sería un mix de medidas” para mantener en alza recaudación tributaria del Estado.

Los sindicalistas reiteraron los pedidos de la habitual agenda de reclamos gremiales (Ganancias, asignaciones familiares) y al cabo de la reunión coincidieron en que la Presidenta “dejó hablar mucho”, para que cada sector, incluido el empresario, exprese sus preocupaciones.

Si bien el metalúrgico Caló dijo que Cristina no dio detalles en cuanto a plazos para una eventual respuesta sobre el impuesto a las Ganancias, Pignanelli (SMATA) consideró que un anuncio sobre el tema podría ser “inminente”.

“La importancia de esta reunión es altamente significativa, ya que se tocaron temas centrales para el futuro de nuestro país como lo es la competitividad de los distintos sectores industriales y productivos”, manifestó Fernández, presidente de la Confederación General Empresaria (CGERA).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario