Economía

Cristina envió al Congreso un proyecto para cambiar el lugar de pago de la deuda

Frente externo. El gobierno busca desbloquear el cobro de los bonistas. Propone remover al Bank of New York como agente pagador y reemplazarlo por Nación Fideicomisos. Nueva oferta a holdouts.

Miércoles 20 de Agosto de 2014

La presidenta Cristina Fernández de kirchner enviará al Congreso un proyecto de ley que habilita a cambiar el lugar de pago de los bonos reestructurados en 2005 y 2010, y a ofrecer un canje voluntario de títulos a los acreedores que quieran cobrar bajo legislación argentina. La iniciativa también autoriza a reabrir la reestructuración a los holdouts y prevé depositar, independientemente de su decisión, los fondos correspondientes en una cuenta especial.

Como lógica consecuencia del bloqueo que el juez Thomas Griesa ordenó sobre los fondos depositados por el gobierno para pagar a los bonistas reestructurados, el gobierno decidió avanzar en un cambio de jurisdicción. Por cadena nacional, la presidenta anunció el envío al Parlamento del proyecto de ley para el pago soberano local de la deuda exterior. De aprobarse, permitirá "implementar instrumentos legales que permitan el cobro de los servicios correspondientes al 100 por ciento de los títulos emitidos" en los canjes de 2005 y 2010.

En su tercer artículo, el proyecto habilita al Ministerio de Economía a tomar las medidas necesarias para remover al Bank of New York Mellon (Bony) como agente pagador y designar en su reemplazo a Nación Fideicomisos SA. Esto sin perjuicio de que los tenedores podrán designar a un nuevo agente fiduciario.

La iniciativa prevé crear una cuenta especial de Nación Fideicomisos en el Banco Central, en la cual se depositarán en la fechas de vencimientos correspondientes los fondos para pagar los servicios de deuda a los acreedores. Esos fondos serán distribuidos a través de las nuevas entidades que designe el Ministerio de Economía o los propios tenedores. Las divisas allí depositadas serán de libre disponibilidad.

En caso de que los acreedores lo decidan, la ley prevé que puedan solicitar un cambio en la legislación y jurisdicción aplicable a sus títulos, para la cual se canjearán por títulos emitidos en idénticas condiciones, aunque con cambio de jurisdicción.

Pero la iniciativa avanza, en su capítulo tercero, en una nueva oferta de canje al 7 por ciento de los tenedores de deuda que no entraron en las reestructuraciones de 2005 y 2010, en las mismas condiciones que rigen actualmente para los bonistas reestructurados. Es más, en caso de aprobarse la nueva norma, el gobierno creará una cuenta especial de Nación Fideicomisos en el Banco Central para depositar los fondos correspondientes, a la espera de que los holdouts se decidan a reestructurarse.

Allí se depositarán los fondos en cada fecha de vencimiento, para que puedan canjear sus títulos y cobrar. Será una muestra de "voluntad y capacidad de pago en condiciones equitativas para todos sus acreedores, según la interpretación convencional y generalmente aceptada del término pari passu".

La posibilidad de un cambio de jurisdicción para el pago de la deuda externa se puso en juego desde el momento en que fracasaron las apelaciones la fallo del juez Griesa que convalidó la demanda de los fondos buitre para cobrar la deuda en default que compraron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS