Economía

Cristina: "El financiamiento que obtendremos no será para el gran casino financiero"

La presidenta indicó que los capitales que eventualmente lleguen a Argentina irán dirigidos a “infraestructura, desarrollo, tecnología y el futuro de todos los argentinos”.

Jueves 29 de Mayo de 2014

El gobierno nacional afirmó hoy que el acuerdo que alcanzó con el Club de París para cancelar una deuda de 9.700 millones de dólares en cinco años no condicionará la política económica y permitirá obtener financiamiento para el desarrollo del país.

“El financiamiento que obtendremos para nuestro país no será como ya ha ocurrido en otras décadas, para el gran casino financiero”, afirmó en una serie de mensajes en Twitter la presidenta Cristina Fernández. Al respecto, indicó que los capitales que eventualmente lleguen a Argentina irán dirigidos a “financiamiento para infraestructura, para desarrollo, para tecnología y para el futuro de todos los argentinos”.

La mandataria destacó además que “todas las obligaciones financieras” de Argentina desde 2003, cuando asumió el poder su fallecido marido y antecesor Néstor Kirchner (2003-2007), “se han venido pagando religiosamente” y puntualizó que “gran parte de lo adeudado” a los 19 países acreedores del Club de París se originó antes de 1983.

Según el Ministerio de Economía, el acuerdo con este grupo integrado por varios países europeos, Estados Unidos, Canadá, Japón, Israel, Rusia y Australia, reconoce una deuda de 9.700 millones de dólares al 30 de abril de 2014. Asimismo establece un esquema de cancelación de la totalidad de lo adeudado en cinco años con un pago inicial en concepto de capital de 650 millones de dólares en julio de 2014 y de 500 millones de dólares en mayo de 2015, más intereses. El siguiente pago se realizará en mayo de 2016.

“No hay condicionamiento para nuestra política económica”, afirmó a Radio Continental el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien dijo tener “una gran satisfacción” por el entendimiento. “Fue un trabajo muy arduo, no tiene muchos precedentes”, sostuvo el funcionario, quien participó en las negociaciones en París que concluyeron anoche.

El ministro afirmó que “cuando un país está en dificultades pasa por la ventanilla del Fondo, pasa por el Club de París y se va de ahí con ciertas cadenas porque después tiene dictados sobre qué políticas tomar y cómo manejar su economía...nada de eso ocurrió aquí”, agregó.

Kicillof explicó que se dejó de pagar al club en 2001, cuando Argentina declaró un cese de pagos de cerca de 100.000 millones de dólares.

“Siempre hubo voluntad del gobierno de llegar a un acuerdo”, dijo Kicillof, quien puntualizó que Argentina propuso “unos pagos mínimos y también una forma de cálculo donde estamos dispuestos a pagar más en la medida que vengan nuevas inversiones de los países del club”.

El Ministerio de Economía indicó como otros puntos centrales del convenio que “el monto acordado para los intereses asciende a 3% para los saldos de capital durante los primeros cinco años”.

Se estableció además un pago mínimo que deberá afrontar el país cada año y un criterio de pagos adicionales en caso de que se incrementen las inversiones provenientes de los países miembros del club.

Por otro lado, si durante el plazo para cancelar la deuda “las inversiones adicionales fueran insuficientes, la república puede posponer los vencimientos hasta dos años más totalizando siete años, con lo que podría incrementarse el costo financiero en alrededor de un 1% adicional para el período completo”.

El ministerio destacó que “el esquema de pagos acordado reduce sensiblemente el costo financiero de esta deuda impaga, que actualmente acumula intereses y punitorios a una tasa promedio cercana al 7%”, indicó.

Durante la negociación, la postura de Argentina fue que el FMI no pusiera condiciones al país. Kirchner dispuso que Argentina pagara en 2006 la deuda que mantenía con dicho organismo financiero por unos 9.500 millones de dólares, con el que las relaciones se han caracterizado por sus vaivenes desde entonces.

Argentina efectuó en 2005 y 2010 sendas reestructuraciones de deuda con tenedores de bonos en cese de pagos. Sin embargo, un grupo de bonistas mantiene con el país un pleito judicial en el que le exige el cobro de unos 1.400 millones de dólares, lo que ha sido avalado por un juez estadounidense, apelado por el gobierno argentino y próximamente deberá ser dirimido por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario